Oración de salvación para un enfermo

Oraciones de curación para los enfermos

Gracias, Padre Celestial, que abriste mis ojos para ver el propósito de mi existencia y la importancia de enfocarme principalmente en las cosas de la eternidad. Que pueda ser fiel para compartir el mensaje de salvación hoy con otros que todavía están en la ceguera. Para Tu gloria, en el nombre de Jesús,

Gracias, por abrir mis ojos a la verdad de la salvación, que sólo la muerte de Jesucristo en la cruz, hace 2000 años, puede pagar el precio de mi pecado. Gracias porque creyendo en Él puedo ser perdonado.

Gracias porque Él se convirtió en el sacrificio por mi pecado, para que creyendo en Él pueda ser redimido de la muerte y recibir el perdón de los pecados. Te alabo por el increíble intercambio que tuvo lugar en la cruz. Él tomó mi pecado y me dio Su justicia. Gracias porque he sido liberado del dominio de las tinieblas y de la separación eterna de Ti y he sido trasladado al reino de Tu amado Hijo. Gracias, Padre, por esta maravillosa transacción, que es Tu regalo gratuito de Tu gracia a todos los que creen, y sin embargo un precio que te costó tan caro.

Oración por los enfermos

La oración católica por los enfermos es un sacramento de la Iglesia católica[1] que puede ofrecerse a una persona que sufre una enfermedad para devolverle la salud. Las oraciones católicas curativas para los enfermos acercan a la persona enferma a la salvación y al Señor.

Cualquier católico bautizado puede ofrecer esta oración; no es necesario que sea un sacerdote o un agente de pastoral. También puede ofrecerse a cualquier católico por Internet. Durante este sacramento se pueden rezar muchas oraciones. Esta oración suele consistir en pedir a Dios su misericordia para curar y consolar al enfermo, fortaleza, valor y acción de gracias.

  Oración para finalizar el santo rosario

Te lo pedimos en nombre de Jesucristo, que curó a los que creyeron. Te pedimos que cures a tu siervo y que nos concedas la gracia de aceptar tu Santa Voluntad. Ayúdanos a comprender que todo lo que haces es por nuestro bien. Amén.

San Padre Pío, amaste a los enfermos y a los enfermos, especialmente porque compartiste el sufrimiento de Cristo a través de los estigmas. Que podamos ser curados en cuerpo y alma por tu oración ante el trono de Dios y su bendición.

Las oraciones por los enfermos son para todos, pero pueden incluir a cualquier ser querido en tu vida. Mediante la meditación y la fe, puedes pedir a Jesús misericordia para poner fin a su agonía, tanto si sufre psicológica como físicamente.

Dua por un enfermo

Salvación significa ser redimido o liberado del pecado y de su castigo de muerte y ser puesto en libertad para conocer, amar y servir a Dios, nuestro Padre celestial. La Biblia dice: “A cualquiera, pues, que me confiese (a Jesucristo) delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10:32 LBLA).

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán; los que hicieron lo bueno, a resurrección de vida; y los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28-29 LBLA).

“Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante de Dios, y se abrieron libros. Y se abrió otro libro, que es el Libro de la Vida. Y los muertos fueron juzgados según sus obras, por las cosas que estaban escritas en los libros” (Apocalipsis 20:12 LBLA).

  Oración para que una persona recapacite

“Aun cuando estábamos muertos en delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados). Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:5, 8, 9 LBLA).

Oración por la curación de un amigo

Los cristianos somos gente de oración (1 Tesalonicenses 5:17), y algunas de nuestras peticiones de oración se refieren a la condición espiritual de nuestros amigos y parientes que no son salvos. Queremos que se salven, y oramos con ese fin. En esto estamos de acuerdo con Charles Spurgeon, quien dijo: “Si los pecadores se condenan, al menos que salten al infierno sobre nuestros cadáveres. Y si perecen, que perezcan con nuestros brazos alrededor de sus rodillas, implorándoles que se queden. Si hay que llenar el infierno, que se llene con nuestros esfuerzos, y que nadie se quede sin ser advertido y sin rezar por él”.

Deberíamos rezar por los que no son salvos. Nuestro Salvador vino a buscar y salvar a los perdidos (Lucas 19:10), y un tema principal del evangelio de Lucas es la compasión de Cristo por los que a menudo eran considerados parias en Israel. Nuestro Salvador “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4), así que cuando oramos por la salvación de una persona que no es salva, simplemente estamos compartiendo el deseo declarado de Jesús.

Debemos orar por los que no son salvos porque, la verdad es que no es posible para nosotros, simples mortales, saber quiénes son los elegidos de Dios antes de que se salven (piense en Saulo de Tarso). Spurgeon una vez bromeó que sería bueno si los elegidos tuvieran una gran E estampada en su espalda, pero, por supuesto, no la tienen. Sabemos que todos los elegidos de Dios se salvarán en algún momento de su estancia en la tierra (véase Juan 6:37, 39), pero puede que eso no ocurra hasta el día en que sean llamados a casa para estar con el Señor (por ejemplo, el ladrón en la cruz). Es a través de personas con “pies hermosos” que llevan el Evangelio que Dios utiliza como medio para llegar a Sus elegidos (Isaías 52:7).

  Rituales poderosos: Encuentra alivio rápido con esta oración para que te baje la menstruación