Oración de san alejo para alejar a los enemigos

La oración de San Alejo para alejar a los enemigos: una poderosa herramienta espiritual para protegernos y encontrar la fuerza para enfrentar cualquier adversidad.


La oración de San Alejo es una poderosa herramienta espiritual para alejar a los enemigos y protegerse de cualquier mal. San Alejo es considerado el santo patrón de aquellos que buscan protección contra personas malintencionadas. En esta oración, invocamos su intercesión divina para alejar a nuestros enemigos y mantenernos a salvo de cualquier daño.


Oh glorioso San Alejo, valiente defensor de la fe y protector de los fieles, te invocamos en este momento de necesidad. Con humildad y devoción, te pedimos que alejes a nuestros enemigos y los mantengas lejos de nuestro camino. Con tu poderosa intercesión, líbranos de cualquier mal y peligro que puedan traer a nuestras vidas.



San Alejo, tú que renunciaste a tu riqueza y posición para seguir a Cristo, ayúdanos a encontrar la fuerza y la determinación para enfrentar a nuestros enemigos con valentía y amor. Con tu guía divina, enséñanos a perdonar y a amar incluso a aquellos que nos desean mal. Que tu ejemplo de humildad y sacrificio nos inspire a vivir una vida llena de compasión y misericordia.


Oh San Alejo, te pedimos que nos protejas de los enemigos visibles e invisibles. Que tu poderosa intercesión nos cubra con tu manto de amor y nos mantenga a salvo de cualquier daño. Ayúdanos a recordar que el verdadero enemigo no es de carne y hueso, sino las fuerzas del mal que buscan separarnos de Dios y de su amor infinito. Con tu ayuda, podemos superar cualquier obstáculo y vivir en paz y armonía.


La oración de San Alejo puede ser rezada diariamente, especialmente en momentos de dificultad o cuando nos sentimos amenazados por nuestros enemigos. Es recomendable leerla con fe y devoción, buscando la protección divina y la fortaleza para enfrentar cualquier adversidad. Puede ser complementada con otras prácticas espirituales como la lectura de la Biblia y la meditación.

  Oración por avivamiento y fortalecimiento de la iglesia