Oración de santa teresa de calcuta por los enfermos

Oración corta de la Madre Teresa

Cuidamos a los enfermos porque los consideramos hijos de Dios y parte de nuestra familia humana. Cuando una parte del Cuerpo de Cristo sufre, todos sufrimos (1 Co 12,26). El sufrimiento de uno repercute en todos. Por eso estamos llamados a la solidaridad, que es responsabilidad de todos para con todos. La Unción de los Enfermos tiene por objeto fortalecer a los ancianos o enfermos graves, conectarlos con nuestra comunidad de creyentes y dar a conocer el poder sanador de Dios. Así es como el Catecismo describe la Unción:

Mediante la sagrada unción de los enfermos y la oración de los sacerdotes, toda la Iglesia encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado, para que los resucite y los salve.    Y más aún, les exhorta a contribuir al bien del Pueblo de Dios uniéndose libremente a la Pasión y muerte de Cristo.- CIC # 1499

La Unción de los Enfermos está siempre disponible a través de uno de nuestros sacerdotes. Si usted conoce a alguien que está gravemente enfermo, experimentando impotencia, limitación o finitud, póngase en contacto con la Oficina Parroquial, ya sea por correo electrónico o llamando al 312-842-6777 (STWS) o 312-842-7979 (SBWS). Un sacerdote puede venir a visitar a su ser querido en el hospital o en casa.

Oración de Santa Teresa de Calcuta Hazlo de todos modos

Dios amoroso, te ruego que me consueles en mis sufrimientos, prestes habilidad a las manos de mis curanderos y bendigas los medios empleados para mi curación. Dame tal confianza en el poder de tu gracia, que incluso cuando tenga miedo, pueda poner toda mi confianza en ti; por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

  Oraciones para soltar y dejar ir

Señor Jesucristo, con tu paciencia en el sufrimiento santificaste el dolor terrenal y nos diste ejemplo de obediencia a la voluntad de tu Padre. Acércate a mí en mis momentos de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que no decaigan mi fuerza y mi valor; cúrame según tu voluntad; y ayúdame a creer siempre que lo que me suceda aquí es de poca importancia si me retienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.

Señor, mírame con ojos de misericordia. Que Tu mano sanadora descanse sobre mí, que Tus poderes vivificantes fluyan en cada célula de mi cuerpo y en las profundidades de mi alma, limpiándome, purificándome, devolviéndome la integridad y la fuerza para servir en Tu Reino. Amén.

Jesús misericordioso, tú eres mi guía, la alegría de mi corazón, el autor de mi esperanza y el objeto de mi amor. Vengo en busca de refrigerio y paz. Muéstrame tu misericordia, alivia mis temores y ansiedades, y concédeme una mente tranquila y un corazón expectante, para que por la seguridad de tu presencia pueda aprender a permanecer en ti, que eres mi Señor y mi Dios. Amén.

Oracion a la madre teresa de calcuta por un milagro

Como Jesús, ellos también son tus hijos, así que mantén sus corazones puros y virginales. Mantén sus mentes llenas de Jesús, y pon a Jesús siempre en sus labios, para que sea él quien ofrezcan a los pecadores y a todos los que encuentren.

  Oración fuerte para unir a una pareja

María, Madre de Jesús, sé su Madre, amándolos y dándoles alegría. Cuida especialmente de los sacerdotes enfermos y moribundos, y de los más tentados. Recuerda cómo pasaron su juventud y su vejez, toda su vida sirviendo y dándolo todo a Jesús.

María, bendícelos y guárdales un lugar especial en tu corazón. Dales un pedazo de tu corazón, tan hermoso, puro e inmaculado, tan lleno de amor y de humildad, para que también ellos crezcan a semejanza de Cristo. Querida María, hazlos humildes como tú, y santos como Jesús.

Oración de la Madre Teresa por la familia

La Madre Teresa buscó inspiración en la oración diaria durante toda una vida de devoción y servicio católicos. Su beatificación como Beata Teresa de Calcuta en 2003 la convirtió en una de las figuras más queridas de la Iglesia en los últimos tiempos. La oración diaria que recitaba recuerda a los fieles que, amando y cuidando a los más necesitados, se acercarán más al amor de Cristo.

Agnes Gonxha Bojaxhiu (26 de agosto de 1910 – 5 de septiembre de 1997) fue en Skopje, Macedonia, la mujer que acabaría convirtiéndose en santa católica. Creció en un hogar católico devoto, donde su madre solía invitar a los pobres e indigentes a cenar con ellos. A los 12 años, Agnes recibió lo que más tarde describió como su primera llamada a servir a la Iglesia católica durante una visita a un santuario. Inspirada, dejó su casa a los 18 años para asistir al convento de las Hermanas de Loreto en Irlanda, adoptando el nombre de Sor María Teresa.

  Oración para renunciar al pecado

En 1931, comenzó a enseñar en una escuela católica de Calcuta (India), dedicando gran parte de su energía a trabajar con las niñas de la empobrecida ciudad. Con su Profesión perpetua en 1937, Teresa adoptó el título de “madre”, como era habitual. La Madre Teresa, como se la conocía ahora, continuó su trabajo en la escuela, llegando a ser su directora.