Oración de semana santa para reflexionar

Novena del Jueves Santo

EVANGELIOMaría trajo una libra de ungüento muy costoso, de nardo puro, y con él ungió los pies de Jesús, secándolos con sus cabellos; la casa se llenó del olor del ungüento. Entonces Judas Iscariote -uno de sus discípulos, el hombre que iba a traicionarle- dijo: “¿Por qué no se vendió este ungüento por trescientos denarios y se dio el dinero a los pobres?” Lo dijo, no porque se preocupara por los pobres, sino porque era un ladrón; estaba encargado del fondo común y solía servirse de las contribuciones. Jesús le dijo: “Déjala; tenía que guardar este perfume para el día de mi entierro. A los pobres los tenéis siempre con vosotros, a mí no me tendréis siempre’. Juan 12: 3-8

Leo despacio el texto del Evangelio, quizá varias veces. Es tan familiar, pero siempre nuevo. Puede que haya algo aquí en lo que no haya reparado antes. Me detengo y reflexiono. ¿Cómo me afecta? Quizá yo también he hecho algo por amor que ha sido criticado por los que me rodean. Lo recuerdo… y pienso cómo me sentí entonces… y cómo me siento ahora. O puede ser que fuera yo quien criticara. Reflexionando… con las palabras de Jesús en mente, ¿me comportaría ahora de otra manera?

¿Cómo reflexionas en Semana Santa?

Sigue las huellas de Cristo. Llorad al pie de la Cruz en la que ha sido crucificado. Cantad las Lamentaciones en su entierro. Al hacerlo, cuando la iglesia se oscurezca ante la proclamación de la Resurrección, tendrás una comprensión y un aprecio más profundos del verdadero significado de la Semana Santa.

¿Cuáles son algunas preguntas de reflexión para la Semana Santa?

¿necesita buscar el perdón? ¿Dónde tiene lugar la crucifixión de Jesús en nuestro mundo actual? ¿Dónde vemos el quebrantamiento de Cristo en nuestra comunidad/iglesia/mundo? ¿Alguna cruz que hayas tenido que asumir ha sido medio de nueva vida y resurrección?

¿Qué son las oraciones de reflexión?

Que el Señor nuestro Dios te bendiga y te guarde; el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga piedad de ti; el Señor vuelva su rostro hacia ti y te dé la paz. Padre, hoy venimos a ti en oración pidiéndote guía, fortaleza, consuelo y esperanza.

  Oración de las cinco llagas de san francisco de asís

Oración de la Vigilia Pascual

Ha llegado la Semana Santa, los últimos días de nuestro viaje para asistir a la crucifixión de Cristo y celebrar su gloriosa Resurrección. Nuestra Semana Santa comienza con una nota de gran alegría. Nos dejamos llevar por las palabras de alabanza: “Hosanna en las alturas. Bendito el que viene en nombre del Señor”.

Este año, después de soportar los dos años anteriores de adoración a distancia, también nosotros podemos dejarnos llevar por el hecho de reunirnos -en persona- como Cuerpo de Cristo. Estoy seguro de que todos nos llenaremos de alegría, y no se me ocurre mejor manera de que la Iglesia vuelva a ser el centro de nuestras vidas que experimentando la riqueza y la intensidad de la Semana Santa.

Cada día de la Semana Santa ofrece una experiencia litúrgica llena de lecturas de las Escrituras, himnos, procesiones y oraciones que invitan a adentrarse en la realidad y el significado de los últimos días de Cristo con sus seguidores. Aprovechad para asistir al mayor número posible de oficios, con el libro de oficios en las manos, para que podáis asimilar cada palabra que se canta. Haced de esta Semana Santa un tiempo de renovado compromiso con vuestro desarrollo espiritual. Así como estamos comenzando una nueva vida en Cristo con la celebración de Su gloriosa Resurrección, pongamos nuestra vida espiritual como nuestra prioridad número uno. Durante la pandemia, la retransmisión en directo de los servicios tuvo sus ventajas, y fue especialmente útil en un momento muy difícil para nuestro mundo. Para aquellos que están realmente confinados en casa, poder adorar a través del don de la tecnología es una bendición, pero para aquellos que pueden, nada puede reemplazar el estar juntos en la iglesia.

Oraciones católicas para la Semana Santa

Durante la Semana Santa, nos reunimos en la sala de urgencias. No hay tiempo que perder – y todo que perder. Esta es la semana en la que hacemos un poco de espacio en la habitación interior para que el misterio pascual -el sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús- pueda abrirse paso santamente entre nosotros. Cuando lo hacemos, empezamos a ver cómo el misterio pascual encuentra un lugar en nuestra propia historia. Marcamos este lugar con una “X” y nos damos cuenta de que es el lugar donde nace la esperanza.

  Oración para quitar los gases

Al comienzo de la Semana Santa, este es el lugar donde podemos empezar a vaciar nuestros corazones de aquellas actitudes que nos impiden ser fieles a la imagen de Dios que llevamos dentro. San Pablo nos aconseja que asumamos la actitud de Jesús, que se despojó de sí mismo, aceptando humildemente la muerte, la muerte de cruz. Porque Jesús no “consideró” la igualdad con Dios como algo a lo que aferrarse, sino que se vació a sí mismo, esto nos hace “redimibles”.

Hemos visto este misterio pascual de la fe grabado en los rostros de pacientes que han luchado contra la enfermedad y han sobrevivido a operaciones de todo tipo sin ceder a la desesperación. Hemos oído proclamar este misterio pascual de la fe en las voces de quienes han sufrido y nos dicen: “Nunca lo habría conseguido sin mi fe.” Hemos sentido este misterio pascual de la fe en el abrazo de quienes han venido a estar con nosotros en nuestro dolor y nuestra pérdida. No vienen con respuestas o explicaciones o predicciones piadosas sobre cómo mejorarán las cosas. No, vienen porque han encontrado ese lugar del misterio pascual en sus propias almas e historias, han probado sus propias lágrimas, conocen sus propios miedos, pero creen que son redimibles.

Oración de resurrección católica

Entre las celebraciones y observancias de la Semana Santa, a menudo se pasa por alto u olvida el Sábado Santo. No hay actos “especiales” previstos para el sábado: pasamos del espectáculo de la crucifixión de Jesús, el viernes, al júbilo de la mañana de Pascua. Para muchos de nosotros, el sábado es un día de caza de huevos con los niños o simplemente otro día para prepararnos para el desayuno del Domingo de Resurrección, los servicios pascuales y el tiempo con la familia.

  Oración del Hilo Rojo Ben Porat en español

Este tesoro sólo llega en la espera y en el silencio. Para apreciar la Pascua, debemos empezar a entrar en el momento con los discípulos y reflexionar sobre el hecho de la muerte del Hijo de Dios. Este momento lo capta bien la canción “Buried in the Grave” de All Sons and Daughters:

Este hombre fue a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Luego lo bajó, lo envolvió en un sudario de lino y lo depositó en un sepulcro tallado en piedra, donde todavía no se había depositado a nadie. Era el día de la Preparación, y comenzaba el sábado. Las mujeres que habían venido con él desde Galilea lo siguieron y vieron el sepulcro y cómo había sido depositado su cuerpo. Luego volvieron y prepararon especias y ungüentos.El sábado descansaron según el mandamiento.Lucas 23:52-56