Oración del desespero fuerte para una mujer

Oraciones desesperadas para tiempos desesperados pdf

Señor, condúcenos de la muerte a la vida, de la mentira a la verdad, de la desesperación a la esperanza, del miedo a la confianza.  Que la paz llene nuestros corazones,nuestro mundo y nuestro universo.Soñemos juntos,oremos juntos y trabajemos juntos,Para construir un mundo de paz y justicia para todos.

Me inclino ante lo sagrado en toda la creación.Que mi espíritu llene el mundo de belleza y maravilla.Que mi mente busque la verdad con humildad y apertura.Que mi corazón perdone sin límites.Que mi amor por el amigo, el enemigo y el marginado sea sin medida.Que mis necesidades sean pocas y mi vida sencilla.Que mis acciones den testimonio del sufrimiento de los demás.  Que mis manos nunca dañen a un ser vivo.Que mis pasos permanezcan en el camino de la justicia.Que mi lengua hable por los pobres sin miedo a los poderosos.Que mis oraciones se eleven con paciente descontento hasta que ningún niño pase hambre.Que el trabajo de mi vida sea una pasión por la paz y la no violencia.Que mi alma se regocije en el momento presente. Que mi imaginación supere la muerte y la desesperación con nuevas posibilidades y que arriesgue mi reputación, mi comodidad y mi seguridad para llevar esta esperanza a los niños.

Oración poderosa en tiempos de necesidad desesperada

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

  Oración a la virgen de san juan de los lagos

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.

Oración desesperada por un milagro

Padre Celestial, Te doy gracias por amarme. Te doy gracias por enviar a Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, al mundo para salvarme y liberarme. Confío en Tu poder y gracia que me sostienen y restauran.Padre amoroso, tócame ahora con Tus manos sanadoras, porque creo que Tu voluntad es que yo esté bien de mente, cuerpo, alma y espíritu. Cúbreme con la Preciosísima Sangre de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, desde lo alto de mi cabeza hasta la planta de mis pies. Desarraiga cualquier célula anormal y enferma. Abre cualquier arteria o vena bloqueada y reconstruye y rellena cualquier área dañada. Elimina toda inflamación y limpia cualquier infección por el poder de la Preciosa Sangre de Jesús.Deja que el fuego de Tu amor sanador pase a través de todo mi cuerpo para sanar y hacer nueva cualquier área enferma para que mi cuerpo funcione de la manera en que Tú lo creaste para funcionar.  Toca también mi mente y mis emociones, hasta lo más profundo de mi corazón. Y Padre, lléname con Tu Espíritu Santo y dame poder para hacer Tus obras para que mi vida traiga gloria y honor a Tu Santo Nombre. Te lo pido en el nombre del Señor Jesucristo.    Amén.

  Oración para quitar el sol de la cabeza

Ejemplos de oraciones desesperadas en la biblia

El Salmo 88 está lleno de oscura desesperación. Comienza clamando por la ayuda de Dios, pero termina con una triste confesión: “Me has quitado a mis compañeros y a mis seres queridos. Las tinieblas son mis mejores amigas” (88:18). Aunque no conocemos la naturaleza exacta ni el alcance del dolor del salmista, sí percibimos que ha perdido casi toda esperanza. “Estoy como muerto”, se lamenta (88,4).

Me parece sorprendente que el Salmo 88 no incluya prácticamente ninguna palabra tranquilizadora. En ninguna parte añade el salmista entre paréntesis: “Pero tú eres el Señor de la misericordia y la compasión”, ni nada parecido. La mayoría de los salmos de lamento incluyen palabras de esperanza. Pero no el Salmo 88. Aquí encontramos una oscura desesperación.

Sin embargo, incluso en el “pozo más bajo” (88:6), el salmista sigue hablando con Dios. No ha dejado de dirigirse al Señor, aunque aparentemente no confía en que esto sirva de algo. Al poner por escrito su oración, el salmista nos anima a seguir dialogando con Dios pase lo que pase. Dios es capaz de manejar nuestra desesperación, nuestras dudas, nuestra ira y cualquier otra cosa que le lancemos. De hecho, creo que Dios ha incluido este salmo en el canon de las Escrituras, en parte, para darnos permiso para contarle cualquier cosa. Es uno de esos salmos que nos animan a rezar “sin tapujos”.

  Oración de san expedito para los enfermos