Oración del detente del sagrado corazón de jesús letra

La oración del Detente del Sagrado Corazón de Jesús nos invita a detenernos y reflexionar sobre el amor y la misericordia de Jesús. Rezada con devoción, nos brinda consuelo y guía en nuestra vida diaria.


La oración del Detente del Sagrado Corazón de Jesús es una plegaria poderosa que nos invita a detenernos y reflexionar sobre el amor y la misericordia de Jesús. En esta oración, nos dirigimos al Sagrado Corazón de Jesús, una entidad divina que representa el amor incondicional de Dios hacia la humanidad. A través de esta oración, buscamos encontrar consuelo, protección y guía en nuestra vida diaria.


Oh Sagrado Corazón de Jesús, nos postramos ante ti en humildad y reverencia. Tú, que eres el símbolo del amor divino, te pedimos que nos guíes en nuestro camino. Concédenos la gracia de comprender tu amor inmenso y de vivir de acuerdo con tus enseñanzas. Te pedimos que nos ayudes a superar nuestros desafíos y a encontrar consuelo en ti en momentos de dificultad.



Oh Sagrado Corazón de Jesús, te pedimos que derrames tu misericordia sobre nosotros y sobre el mundo entero. Concédenos la paz interior y la fortaleza para enfrentar las pruebas de la vida. Ayúdanos a perdonar a aquellos que nos han herido y a amar a nuestros enemigos. Que tu amor incondicional nos inspire a ser compasivos y generosos con los demás.


Oh Sagrado Corazón de Jesús, te pedimos que nos protejas y nos guíes en nuestro camino espiritual. Ayúdanos a crecer en fe y a confiar en tu amor eterno. Que esta oración nos recuerde detenernos y reflexionar sobre tu presencia en nuestras vidas. Te ofrecemos nuestras preocupaciones y nuestras alegrías, sabiendo que tú siempre estás a nuestro lado.


La oración del Detente del Sagrado Corazón de Jesús puede ser rezada diariamente, especialmente en momentos de necesidad o cuando buscamos consuelo y guía. Se recomienda leer esta oración con devoción y meditar en su significado. Puede ser complementada con la lectura de las Escrituras y la participación en la Eucaristía.

  Oración de la noche aciprensa