Oración después de la comunión opus dei

NOVENA PARA UN MATRIMONIO FELIZ Y FIEL : Día 4

La acción de gracias después de la Comunión es una práctica espiritual entre los cristianos que creen en la Presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía que reciben durante la Sagrada Comunión, manteniéndose en oración durante algún tiempo para dar gracias a Dios por lo que creen que es el gran don de recibir al mismo Dios en persona.

Santa Teresa de Ávila, Doctora de la Iglesia, dice que no hay otro momento que la acción de gracias después de la Misa en que los cristianos puedan tan fácilmente enriquecer su alma con virtudes, o avanzar tan rápidamente a un alto grado de perfección. “No hay oración más agradable a Dios, ni más provechosa para el alma”, decía otro Doctor de la Iglesia, San Alfonso de Ligorio, “que la que se hace durante la acción de gracias después de la Comunión.”

“La acción de gracias después de la Misa ha sido tradicionalmente muy estimada en la Iglesia, tanto por el sacerdote como por los fieles laicos”, dijo el cardenal Francis Arinze, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

La posición oficial católica se presentó en Inaestimabile Donum 17: “Se recomienda a los fieles que no omitan la acción de gracias después de la Comunión. Pueden hacerlo durante la celebración con un período de silencio, con un himno, salmo u otro canto de alabanza, o también después de la celebración, si es posible quedándose a orar durante un tiempo adecuado.”

Eucaristía del Opus dei

San Josemaría Escrivá hizo la Primera Comunión el 23 de abril de 1912, exactamente diez años después de su Confirmación. Era la fiesta de San Jorge, patrón de Aragón y Cataluña (España), y el día tradicional de las celebraciones de la Primera Comunión en la iglesia del colegio de los Escolapios.

  Oración para que un hombre te dé dinero

San Josemaría tenía 10 años. En España, como en muchos otros países, por regla general los niños no hacían la Primera Comunión antes de los doce o trece años. Por un decreto promulgado en 1910 por el Papa San Pío X, el requisito de edad se rebajó a cuando se adquiere el uso de razón, “que es aproximadamente a los siete años”. Esta decisión coincidió con los preparativos del Congreso Eucarístico Internacional que se celebraría en Madrid en junio de 1911. Se puso en marcha una intensa labor catequética en todas las parroquias de España, para que el mayor número posible de niños pudiera recibir la Sagrada Comunión.

Los padres de san Josemaría, José y Dolores, le enseñaron el Catecismo. También le preparó un sacerdote escolapio llamado don Manuel Laborda de la Virgen del Carmen, o “Padre Manole”, como le llamaban cariñosamente sus alumnos. Algún tiempo antes de que llegara el día tan esperado, el P. Manuel le enseñó una oración que debía utilizar para mantener siempre viva su hambre de Eucaristía: “Deseo, Señor mío, recibirte con la pureza, humildad y devoción con que te recibió tu Santísima Madre; con el espíritu y fervor de los santos”. Fue una oración que San Josemaría recordó toda su vida y recitó con frecuencia, y que más tarde enseñó a miles de personas.

NOVENA PARA UN MATRIMONIO FELIZ Y FIEL : Día 7

El día de mi Primera Comunión fue uno de los días más memorables de mi infancia. Mis abuelos, tíos y primos vinieron a verme recibir a Jesús en la Eucaristía por primera vez. El cura me regaló el rosario que todavía uso, y mis padres me regalaron una muñeca de porcelana casi idéntica a mí, con un vestido y un velo blancos y el mismo flequillo castaño recto que yo.

  Oración para cerrar los caminos con elegua

Sin embargo, de todos los regalos que recibí aquel día tan especial, el más significativo fue el más pequeño, y algo que sigo utilizando cada semana dos décadas después. Era una estampa con la imagen del Niño Jesús en una cara y una oración llamada “Pequeño huésped blanco” en la otra, que me regaló mi madrina.

Mientras que la mayoría de mis otras “estampas” encontraron su hogar para siempre en uno de mis dos grandes álbumes destinados a ellas (sí, eran mi colección más preciada), esta estampita en particular la llevé conmigo durante años hasta que las palabras del reverso brotaron de mi memoria cada vez que recibía el Cuerpo de Cristo en mi lengua.

Oración por la intercesión del Beato Álvaro del Portillo

Alma de Cristo,santifícame.Cuerpo de Cristo,sálvame.Sangre de Cristo,envalentóname.Agua del costado de Cristo,lávame.Pasión de Cristo,fortaléceme.Oh buen Jesús,escúchame.Dentro de tus llagas escóndeme.No permitas nunca que me separe de ti.Del maligno Enemigo defiéndeme.A la hora de mi muerte llámame y dime que vaya a ti,para que con tus Santos te alabe por los siglos de los siglos.Amén.

Recibe, Señor, toda mi libertad.Acepta la totalidad de mi memoria,de mi intelecto y de mi voluntad.Todo lo que tengo o poseo,fuiste tú quien me lo diste;yo te lo devuelvo íntegro,y me entrego por completo a la guía de tu voluntad.Dame sólo el amor a tijunto con tu gracia,y soy suficientemente ricoy no pido nada más.Amén.

  Oración san rafael arcángel para salud suerte y proteccion

He aquí, oh Jesús bueno y amoroso, que me pongo de rodillas ante ti y, con el mayor fervor de espíritu, te ruego y te suplico que infundas en mi corazón sentimientos ardientes de fe, esperanza y caridad, con verdadero arrepentimiento de mis pecados y el más firme propósito de enmienda. Con profundo afecto y dolorpienso íntimamente y contemplo en mi mente tus cinco llagas,teniendo ante mis ojos lo que ya el profeta David había puesto en tu boca sobre ti mismo, oh buen Jesús:Han traspasado mis manos y mis pies;han contado todos mis huesos (Salmo 21, 17-18).