Oración diosa del amor y del deseo

Diosa Hathor

Kama, o Kamadeva, es el dios del Amor en el hinduismo. Tiene muchas similitudes con el dios griego Eros y el dios romano Cupido. Sorprendente, ¿verdad? O quizá no… quizá el amor y el deseo sean lo mismo, no importa en qué parte del mundo se encuentren.

“En el principio, la oscuridad estaba oculta por la oscuridad sin ningún signo distintivo; todo esto era agua. La fuerza vital que estaba cubierta de vacío surgió mediante el poder del calor. El deseo (kama) surgió en El al principio; ésa fue la primera semilla de la mente. Sabios Sabios buscando en sus corazones, con sabiduría, encontraron que era el vínculo que conecta la existencia con la no existencia”. (Rig Veda 10. 129).

Así pues, Kama, o deseo, en su esencia es el primer pulso del movimiento de la mente que revela la fuerza vital y conduce a la creación del mundo, y es ese pulso el que los sabios reconocen como puente de la existencia a la no existencia, o el más allá.    Sin embargo, en formas menos sutiles, Kama se describe como una deidad responsable del amor romántico y el deseo sexual, simbolizado por su esposa, Rati (pasión sexual).

Dios del amor griego

La esencia del poder de Afrodita era su capacidad para provocar el deseo. El atractivo sexual fue durante mucho tiempo un aspecto intrínseco de Afrodita, y los placeres eróticos se denominaban ta Aphrodisia, “el negocio de Afrodita”. Sin embargo, el cuerpo de la diosa no se reveló por completo en el arte griego hasta alrededor del año 350 a.C., cuando una sensacional estatua de culto en su templo de Knidos (en la actual Turquía), esculpida por el escultor Praxíteles, la representó desnuda por primera vez.

  Oración para curar las plantas

La estatua original de Praxíteles no se conserva, pero su fama fue enorme. Réplicas como el ejemplo romano de la derecha dan una buena idea de su aspecto. La diosa levanta sus ropas sobre un pequeño recipiente de agua con una mano y cubre sus genitales con la otra, un gesto que puede entenderse como una llamada de atención sobre su poder sexual.

La cabeza que se muestra a continuación fue esculpida poco después de la Afrodita de Knidos, y sus rasgos faciales, suavemente definidos, captan cualidades que ya se apreciaban en la famosa estatua de Praxíteles: ojos de rocío, resplandor y belleza.

Rezar a Afrodita

En respuesta, ponemos a disposición gratuita este pequeño libro con oraciones y prácticas de la Diosa Amorosa Sherab Jamma. Se incluyen enseñanzas y una explicación detallada del mantra, impartidas por Yongdzin Rinpoche en 2011, así como una breve oración a la Diosa Amorosa, traducida por Khenpo Gelek Jinpa y por nosotros mismos. La práctica corta completa se incluye, tanto en tibetano como en inglés, al final del libro.

“Puede que te preguntes cuál es el propósito de recitar esto. Hay muchos tipos de enemigos, tanto internos como externos. En el interior está tu propia ignorancia, ira, deseo, orgullo, envidia, etc., y estos enemigos interiores crean todos los enemigos exteriores, tanto visibles como invisibles;[1] cualquiera que exista. Jamma nos protege de todos los enemigos.

  Oración para que se vaya la tormenta

Cuando recitamos la oración del Refugio, pedimos protección para nosotros mismos, pero también incluimos a todos los seres sensibles y pedimos que se les proteja de sus emociones; el verdadero enemigo es la emoción. Si una persona tiene emociones, esas emociones son veneno. Tenemos que rezar para que nos protejan de esto: de las emociones”.

La diosa Selene

Rathi Devi Enamorarse de alguien especial es una emoción divina indescriptible. Todo el mundo quiere encontrar a esa persona a la que amar y que le ame con todo su corazón y toda su alma. Todo el éxito y el dinero del mundo palidecen en comparación con la alegría del amor puro. Si desea encontrar una pareja que le ame de verdad, un alma gemela con la que pueda vivir felizmente para siempre, debe venerar a deidades específicas que se cree que bendicen a sus devotos en su búsqueda del amor verdadero. Al venerarlas, puedes invocar sus bendiciones para obtener amor incondicional y tener un matrimonio feliz. Una de las divinidades a las que debes rezar para buscar tu alma gemela es Rati Devi, diosa del amor, la lujuria, la pasión, el deseo carnal y el placer sexual.    ¿Quién es Rati y qué significa su nombre? En sánscrito, el nombre “Rati” significa “disfrutar” o “deleitarse”. Aunque la raíz del verbo se refiere a cualquier tipo de disfrute, suele tener un trasfondo de placer físico y sensual. Se cree que la diosa Rati es hija de Prajapati Daksha. Se la considera la consorte principal, la contraparte femenina y la ayudante de Kama (Kamadeva), la deidad del amor. Como es la compañera vitalicia de Kama, la diosa Rati suele aparecer junto a él en numerosas leyendas y esculturas de templos. Los devotos suelen venerarla junto al Señor Kama.

  Oración a san alejo para alejar a una mala persona