Oración durante consagración señor mío dios mío

La oración durante la consagración nos acerca a Dios y renueva nuestro compromiso de amarlo y servirlo en todo momento.


La oración durante la consagración es un momento sagrado en el cual nos acercamos a nuestro Señor y le ofrecemos nuestra adoración y entrega. En esta oración, reconocemos a Dios como nuestro Señor y nuestro Dios, y le pedimos que nos guíe y nos fortalezca en nuestro camino espiritual. A través de esta oración, buscamos la consagración total a Dios y la renovación de nuestro compromiso con Él.


Señor mío, Dios mío, en este momento de consagración me postro ante Ti con humildad y reverencia. Reconozco que Tú eres mi Señor y mi Dios, el Creador de todo lo que existe. Te entrego mi vida, mis sueños y mis deseos. Permíteme ser un instrumento de Tu amor y Tu paz en el mundo.



Te pido, Señor, que me guíes en mi camino espiritual. Ayúdame a vivir de acuerdo a Tu voluntad y a seguir tus enseñanzas. Líbrame de todo mal y protégeme de las tentaciones que puedan apartarme de Ti. Fortaléceme en la fe y concédeme la gracia de vivir una vida santa y plena.


Señor mío, Dios mío, te consagro mi mente, mi corazón y mi cuerpo. Que todo mi ser sea un testimonio vivo de Tu amor y Tu misericordia. Permíteme experimentar una profunda comunión contigo en la Eucaristía y en la oración. Que esta consagración sea un compromiso renovado de amarte y servirte en todos los aspectos de mi vida.


Esta oración durante la consagración puede ser rezada diariamente, especialmente durante la celebración de la Santa Misa. Al recitarla, es importante abrir nuestro corazón a la presencia de Dios y permitir que su gracia transforme nuestras vidas. Podemos complementar esta oración con la lectura de las Escrituras y la práctica de la caridad hacia nuestros hermanos.

  Oración a san cipriano para que me llame ya