Oración exorcista de san benito en latín

Breve oración de exorcismo en latín

Medallas, cruces, rosarios, estatuas, pinturas y otros artículos religiosos se han utilizado durante mucho tiempo como medio para fomentar y expresar nuestra devoción religiosa a Dios y a los santos. Los iconos, o imágenes pintadas de Cristo y los santos, son especialmente populares entre los cristianos orientales como ayuda para la piedad y la devoción cristianas.

El uso de cualquier artículo religioso tiene, por tanto, la finalidad de recordarnos a Dios y de suscitar en nosotros la voluntad y el deseo de servir a Dios y al prójimo. En este sentido, rechazamos cualquier uso de artículos religiosos como si fueran meros amuletos o tuvieran algún poder mágico para traernos buena suerte o mejor salud. Esa no es la actitud cristiana.

Para los primeros cristianos, la cruz era el símbolo favorito y la insignia de su fe en Cristo. Por los escritos de San Gregorio Magno (540-604), sabemos que San Benito tenía una profunda fe en la Cruz y hacía milagros con el signo de la cruz. Esta fe y especial devoción a la Cruz se transmitió a las sucesivas generaciones de benedictinos.

Oración de exorcismo en latín

¡Estas oraciones benedictinas son tan poderosas!  La medalla benedictina es un sacramental asombroso.  El Papa León IX, del siglo XI, fue el primer Papa que supuestamente llevó la medalla tras una curación milagrosa por la mordedura de una serpiente. Aunque la Iglesia no está segura de sus orígenes exactos, desde entonces se han usado varias formas de la medalla.  La medalla del Jubileo, creada en 1880, es la que se lleva actualmente. En el reverso de la medalla hay oraciones muy poderosas para el exorcismo.

  Oración para quitar el herpes

Los fieles pueden recitar estas oraciones en cualquier momento para ahuyentar el mal. Muchas personas también cuelgan las medallas bendecidas en sus casas, las entierran en los cimientos de los edificios y las colocan en otros sacramentales (como los rosarios). También es frecuente llevar la medalla benedictina.  En el reverso de la medalla benedictina se inscriben oraciones en latín de orientación y exorcismo.

Oración de exorcismo en latín pdf

El latín crea un sentido de espacio y tiempo sagrados para ayudar a centrarnos en el sentido de la alteridad de Dios para nosotros. El uso de una lengua distinguida para la oración y el culto infunde el sentido de temor y reverencia que nos recuerda que estamos adorando e implorando la ayuda del Dios Todopoderoso.

El latín está bien adaptado a los servicios de la Iglesia católica, porque es a la vez venerable y misterioso.    El apóstol Pablo lo describió diciendo: “…el que habla en lengua no habla a los hombres, sino a Dios, porque nadie le entiende; sin embargo, en el espíritu habla misterios” (1 Cor 14,2).

A lo largo de la historia, los Papas han abrazado y defendido sin fisuras la lengua latina. Sin embargo, el Concilio Vaticano II permitió el uso de las lenguas vernáculas en misa, y fue rápidamente abandonado por las iglesias locales, y las universidades pontificias de Roma, dejaron de enseñar en latín en 1967. Sin embargo, apenas dos meses después de su elevación al papado, Benedicto XVI declaró que todos los católicos deberían aprender y recitar las oraciones católicas más comunes en latín. Pero, ¿por qué el Papa, representante de Cristo en la tierra, insta a todos los católicos a rezar regularmente en latín? ¿Y en qué le beneficia rezar en latín?

  Oración a santa marta 7 días

Oración de exorcismo para una persona

Benito de Nursia OSB (latín: Benedictus Nursiae; italiano: Benedetto da Norcia; 2 de marzo de 480 d.C. – 21 de marzo de 548 d.C.) fue un monje cristiano, escritor y teólogo italiano venerado en la Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa oriental, las Iglesias ortodoxas orientales, la Comunión anglicana y las Iglesias católicas antiguas[4]. Es patrón de Europa[5].

Benito fundó doce comunidades de monjes en Subiaco, Lacio, Italia (a unos 65 kilómetros al este de Roma), antes de trasladarse a Monte Cassino, en las montañas del centro de Italia. La Orden de San Benito es de origen más tardío y, además, no es una “orden” como se entiende comúnmente, sino una mera confederación de congregaciones autónomas[6].

El principal logro de Benito, su Regla de San Benito, contiene un conjunto de reglas que deben seguir sus monjes. Muy influida por los escritos de Juan Casiano, muestra una gran afinidad con la Regla del Maestro, pero también posee un espíritu único de equilibrio, moderación y sensatez (ἐπιείκεια, epieíkeia), que persuadió a la mayoría de las comunidades religiosas cristianas fundadas a lo largo de la Edad Media a adoptarla. Como resultado, su Regla se convirtió en una de las reglas religiosas más influyentes de la cristiandad occidental. Por este motivo, Giuseppe Carletti consideraba a Benito como el fundador del monacato cristiano occidental[7].

  Cuando se usa do y does en una oración