Oración judía antes de dormir

Oración judía antes de acostarse los elegidos

El Talmud dice que cuando uno se va a dormir por la noche, su alma sube al cielo para rendir cuentas diariamente. Eso deja al cuerpo “desprotegido”, por así decirlo, así que decimos el Shemá y la bendición Hamapil para contrarrestarlo.

“Bendito eres Tú, Señor, Dios nuestro, Rey del universo, que echas los lazos del sueño sobre mis ojos y la somnolencia sobre mis párpados. Que sea Tu voluntad, Señor, Dios mío y de mis antepasados, que me acuestes a dormir en paz y me levantes en paz. Que mis ideas, mis malos sueños y mis malas nociones no me confundan; que mi descendencia sea perfecta ante Ti, y que Tú ilumines mis ojos para que no muera en el sueño, pues eres Tú quien ilumina la pupila del ojo. Bendito eres Tú, Dios, que iluminas el mundo entero con Su gloria”.

Oración vespertina judía maariv

Canciones del Shemá para la hora de acostarse por Jordan Franzel y Lisa Tzur. Adaptada del Sh’ma para la hora de acostarse del Siddur, el libro de oraciones judío, esta composición fue escrita en Jerusalén para el campamento URJ Eisner de Great Barrington, MA. Se publicó en la serie Shireinu, el cancionero del Movimiento Reformista.

La oración del Shemá, la declaración judía de fe testimonial en un solo Dios, se recita tradicionalmente cada noche y cada mañana. Es una de las primeras oraciones que aprenden los niños, a menudo como oración antes de acostarse, y puede convertirse en un entrañable ritual familiar que incluye cuentos antes de dormir, abrazos y besos. A la hora de acostarse, los adultos también dicen tradicionalmente el Shemá, acompañado de varias oraciones antes de dormir. Mi maestro, Reb Zalman, hacía hincapié en la importancia de un repaso diario a la hora de acostarse. Es tradicional repasar el día, considerando lo que hicimos bien y lo que podríamos mejorar, y perdonar a los demás que nos hayan ofendido durante el día.

  Oración del desespero fuerte para una mujer

Ángeles de la oración judía antes de dormir

El martes por la noche tuve la bendición de dirigir nuestra meditación vespertina en Beyond Walls. Había planeado cantar dos oraciones, con un poco de meditación silenciosa entre ellas, y eso es exactamente lo que hice: primero la oración ma’ariv aravim, que bendice a Dios que nos trae la noche, y luego la oración hashkivenu, que pide a Dios que extienda sobre nosotros un refugio de paz mientras nos dirigimos a la cama. Pero cuando estaba terminando esa segunda oración me di cuenta de que había algo más que quería cantar, algo que le canto a nuestro hijo todas las noches: la invocación a los cuatro ángeles que nos cuidan mientras dormimos.

La invocación de los ángeles forma parte de la liturgia del shemá antes de dormir. Yo crecí recitando el sencillo shemá de una línea a la hora de dormir, pero no conocí las otras partes de la liturgia tradicional hasta la edad adulta. Una parte de esa liturgia es una hermosa oración de perdón (tanto para pedirlo como para concederlo) sobre la que ya he escrito antes. (Véase La oración vidui de Yom Kippur… y de todas las noches.) Otra parte es birkat ha-mapil, que pide a Dios que proteja al durmiente para que se acueste en paz y se levante en paz por la mañana. Y una tercera pieza es una invocación de un cuarteto de ángeles.

  Oración tumba trabajo san miguel arcángel

Oraciones judías para dormir en español

A Dios le encanta que recemos, y uno de los muchos momentos en que nos gusta rezar como hijos suyos es antes de acostarnos. Muchos de nosotros habremos dicho alguna vez -y puede que aún digamos- “Ahora que me acuesto a dormir, ruego al Señor que guarde mi alma”. Y luego seguimos: “Si muriera antes de despertar, ruego al Señor que se lleve mi alma”. La razón por la que podemos rezar esa oración y no preocuparnos por lo que sucederá si eso ocurriera es porque sabemos que, estemos despiertos o dormidos, estemos vivos o hayamos muerto, a través de Jesús, nuestro Salvador, estamos en las manos de nuestro Padre.

Cuando Jesús se encomendó a las manos de su Padre aquel horrible y maravilloso día, en realidad estaba diciendo una oración antes de dormir. Se nos dice que una de las oraciones que los padres judíos enseñaban a sus hijos a la hora de dormir era el Salmo 31:5, las últimas palabras que Jesús dijo en la cruz: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Sin embargo, la oración de Jesús en la cruz a la hora de dormir fue diferente de cualquier otra oración jamás pronunciada, porque sabía con certeza que moriría antes de despertar, y por eso habló. Habló con voz fuerte, aunque poder hablar con voz fuerte era completamente anormal para alguien que había estado soportando la agotadora pena capital de la crucifixión.

  Descubre la poderosa oración a la Virgen de Montserrat: Encuentra paz y esperanza en tu vida
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad