Oración judía para la riqueza

Oración judía para el éxito

Es bien sabido que el Nuevo Testamento muestra una fuerte aversión a la riqueza personal. En el Sermón de la Montaña, Jesús exclama: “No podéis servir a Dios y al Dinero (Mateo 6:24)”. En otro lugar, aconseja a un hombre moral de grandes medios: “Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes y repártelo entre los pobres, y tendrás riquezas en el cielo (Lucas 18:22)”. Cuando el hombre se niega, Jesús suelta una réplica que ha atravesado los siglos: “¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios (Lucas 18:24-25)”.

A medida que la historia atemperaba el fervor escatológico del Nuevo Testamento, la Iglesia católica conservó este ideal no como requisito universal para la salvación, sino como consejo de perfección para su sacerdocio y sus órdenes monásticas. Los votos de celibato, pobreza y obediencia se convirtieron en los cimientos de la jerarquía de la Iglesia.

La actitud de la Biblia hebrea hacia las posesiones mundanas no podría ser más diferente. El contraste nos viene a la mente esta semana porque nuestra parasha dedica un espacio desmesurado a la asombrosa habilidad de Jacob para burlar a su tío Labán y salir de Paddan-aram con riqueza suficiente para despertar su envidia. “Y el hombre (es decir, Jacob) creció en extremo próspero y llegó a poseer grandes rebaños, siervas y siervos, camellos y asnos (Génesis 30:43)”. Dos décadas de trabajo para Labán habían convertido a Jacob en un maestro pastor con conocimientos suficientes sobre el apareamiento de sus rebaños como para producir la descendencia manchada y moteada que se convertiría en su remuneración.

  Oración para aprobar examen de conducir

Baruch atah adonai

Para la mayoría de la gente la respuesta parece obvia. “Por supuesto”, responderían, “¿quién no lo haría?”. La prosperidad es una bendición maravillosa. Todos queremos vivir bien. Rezamos para que a nuestros hijos nunca les falten las cosas que necesitan y puedan disfrutar al menos de parte de lo que desean. Al principio de cada año judío, nos deseamos salud y felicidad, bendiciones y riqueza, pero también sabemos que la riqueza no basta para vivir bien.

En la tradición judía, no hay nada malo en ser rico. Para los judíos, las cuestiones espirituales y éticas en torno al dinero se centran en cómo se adquiere la riqueza y qué se hace con ella, y no en la riqueza en sí misma. El bienestar financiero, como cualquier otra bendición material, no tiene valor intrínseco. Cómo lo usamos determina su valor y mide nuestro carácter, y para usarlo correctamente, necesitamos sabiduría.

El libro del Éxodo contrasta el uso adecuado e inadecuado de nuestras bendiciones monetarias al situar la historia del Becerro de Oro, la historia de la rebelión idólatra de nuestros antepasados contra Dios, en medio de la descripción de la construcción del Mishkan, el sagrado Tabernáculo de Dios. La construcción de ambos, el Becerro de Oro y el Mishkan, requirió los generosos donativos del pueblo judío, pero uno, el Becerro de Oro, se convirtió en una poderosa metáfora del materialismo vil y el otro, el Tabernáculo, en un símbolo sagrado perdurable de fuerza espiritual, perspicacia y sabiduría.

  Oración para primer domingo de cada mes

La oración hebrea más poderosa

A lo largo de la historia judía, se han mantenido diferentes actitudes hacia la pobreza y la riqueza. A diferencia del cristianismo, en el que algunas corrientes han visto la pobreza como algo virtuoso y deseable, los judíos la han visto generalmente de forma negativa. Jacobs y Greer afirman: “En general, los textos judíos han retratado la pobreza como una carga injustificable”[1].

En contraste con la visión sistemáticamente negativa de la pobreza, Kravitz y Olitzky describen un rápido cambio de actitud hacia la aceptación de la riqueza como algo deseable a medida que los hebreos pasaban de ser pastores nómadas a agricultores y, finalmente, a habitantes de las ciudades[2].

En Kol ben Levi, el autor escribe: “Hay dos pruebas ante el individuo: la prueba de la riqueza y la prueba de la pobreza… ambas son difíciles… pero la prueba de la riqueza es mayor que (la prueba de) la pobreza”[3] Cosimo Perrotta señala que el trabajo servil y contratado no era despreciado por los judíos del Tanaj (Sagradas Escrituras, el llamado “Antiguo Testamento”). Por el contrario, dicho trabajo estaba protegido por los mandamientos bíblicos de pagar puntualmente a los trabajadores y no engañarlos.

Baruch atah adonai eloheinu melech ha-olam

Esta Oración por la Prosperidad de Marci Wiesel implora a Di-s que provea el sustento para uno mismo, su familia y todo el pueblo de Di-s. La prosperidad debe llover de los cielos como lo hizo el maná en el desierto cuando los judíos salieron de Egipto hacia la Tierra de Israel. La obra representa una imagen ampliada de la granada, una de las siete frutas especiales de Israel, y se centra en la abundancia de sus semillas. Los granos de granada se utilizan a menudo para representar las buenas acciones, la vitalidad, la fertilidad, la riqueza y la prosperidad. La parte superior de la granada se asemeja a una corona, que representa la majestuosa gloria de Dios. Alrededor del texto caligrafiado, “maná” en forma de gotas de rocío desciende de los cielos para nutrir el seco y árido desierto.

  Oración para la tristeza y desesperación