Oración judía para los enfermos

Mi sheberach texto hebreo

La enfermedad centra nuestra atención en la fragilidad de nuestra salud. Surgirán preguntas sobre por qué se produce la enfermedad, tanto para el paciente como para los cuidadores. Algunos entenderán su enfermedad como un reto, otros como una oportunidad y algunos creerán que es un castigo. Junto con la aflicción llega una avalancha de respuestas emocionales como el pánico, la esperanza, la tristeza o la determinación.

Algunos rechazan la enfermedad como un fracaso. Es posible que esperemos que toda nuestra atención sanitaria preventiva nos haya mantenido sanos y que, cuando enfermamos, demos por sentado que la medicina moderna nos curará. Sin embargo, hay muchos tipos de curación. Curar no es sólo curar el cuerpo. La curación puede ser también del alma, con el corazón abierto al arrepentimiento, el perdón, la aceptación, la reconciliación y el amor.

En la Torá leemos: “Yo soy tu sanador. En los viajes de la vida te enfrentarás a los mares de la lucha, la celebración, el miedo y la alegría, y venga lo que venga, yo estoy ahí para curarte y guiarte”. (Éxodo 15:26, traducido por R’ Yael Levy de A Way In) Cuando uno ha estado enfermo, ya sea física, emocional o espiritualmente, puede sentirse apartado de la comunidad o de la vida espiritual. Pero la Torá describe a Dios como nuestro sanador, Aquel que está con nosotros en la salud y en la enfermedad. Que nos sintamos acompañados en el camino de la curación, incluso cuando la “curación” no signifique o no pueda significar una cura para lo que nos aqueja.

  Oración a santiago apóstol por españa

Oración de Shabat

Estas palabras de consuelo pueden decirse en nombre de los enfermos. Ya se trate de amigos o seres queridos que luchan contra problemas físicos, emocionales o espirituales, esta oración expresa nuestro deseo de que se curen.

Que el que bendijo a nuestros antepasados, Abraham, Isaac y Jacob, Sara, Rebeca, Raquel y Lea, bendiga y sane a los enfermos [nombres]. Que el Santo Bendito se llene de compasión para que recuperen la salud y revivan sus fuerzas. Que Dios les envíe rápidamente una renovación completa de cuerpo y espíritu, y digamos: Amén.

Oración judía antes de comer

Dios amoroso, te ruego que me consueles en mi sufrimiento, prestes habilidad a las manos de mis sanadores y bendigas los medios utilizados para mi curación. Dame tal confianza en el poder de tu gracia, que incluso cuando tenga miedo, pueda poner toda mi confianza en ti; por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Señor Jesucristo, con tu paciencia en el sufrimiento santificaste el dolor terrenal y nos diste ejemplo de obediencia a la voluntad de tu Padre. Acércate a mí en mis momentos de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que no decaigan mi fuerza y mi valor; cúrame según tu voluntad; y ayúdame a creer siempre que lo que me suceda aquí es de poca importancia si me retienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.

Señor, mírame con ojos de misericordia. Que Tu mano sanadora descanse sobre mí, que Tus poderes vivificantes fluyan en cada célula de mi cuerpo y en las profundidades de mi alma, limpiándome, purificándome, devolviéndome la integridad y la fuerza para servir en Tu Reino. Amén.

  Oración para que me llame en 10 minutos san cipriano

Jesús misericordioso, tú eres mi guía, la alegría de mi corazón, el autor de mi esperanza y el objeto de mi amor. Vengo en busca de refrigerio y paz. Muéstrame tu misericordia, alivia mis temores y ansiedades, y concédeme una mente tranquila y un corazón expectante, para que por la seguridad de tu presencia pueda aprender a permanecer en ti, que eres mi Señor y mi Dios. Amén.

Mi sheberach deutsch

Mi Shebeirach (mee sheh-BEH-rakh) es el nombre de un grupo de oraciones, la más común de las cuales es una oración por los enfermos. Pueden rezarse como parte del servicio de la Torá, entre las lecturas de la Torá, pero cada vez más también se rezan tanto en público como en privado fuera del servicio de la Torá.

Refuah schleimah (reh-FOO-ah SHLEY-ma) o (reh-foo-AH shley-MAH) significa “una curación completa”. Es importante tener en cuenta que una “curación completa” puede significar “una cura”, pero también puede significar una conclusión pacífica de la enfermedad. No suponemos que Dios se dedique a repartir milagros, pero es posible que haya sanidad (shleymut) sin que se vuelva exactamente al mismo nivel de salud anterior. Por tanto, podemos rezar esta oración incluso por alguien que creemos que tiene una enfermedad terminal: en ese caso, si no hay posibilidad de recuperar la salud, podemos esperar que la enfermedad progrese lo menos posible y que haya shalom, paz, al final de la vida.

Es objeto de debate si la oración puede influir en el curso de la enfermedad. Puede ser muy reconfortante para una persona enferma o para sus seres queridos saber que otros se preocupan y rezan por su curación. Sin embargo, si por alguna razón la persona enferma se siente incómoda con esta práctica, es importante respetar sus deseos.

  Texto bíblico que hable sobre la oración
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad