Oración para ayudar a otra persona

Oraciones cristianas

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.

Cómo rezar por alguien

“Despojaos de toda amargura, ira y enojo, riña y calumnia; junto con toda forma de malicia. Sed amables unos con otros, tiernos de corazón, perdonándoos unos a otros; como Dios os perdonó a vosotros en Cristo”. Efesios 4:31-32

  Descubre la potencia y significado de la oración gestáltica de Fritz Perls: ¡Expande tu consciencia ahora!

Ayúdame a perdonar. Quítame la carga de la falta de perdón y la amargura. Ayúdame a renunciar a mi derecho a vengarme. Libérame de las emociones tóxicas que me mantienen en las dolorosas garras del pasado. Quiero perdonar como Tú me has perdonado. Puede que no tenga ganas de perdonar, pero sé que con tu fuerza y en tu poder, puedo perdonar. Sé que necesito perdonar para que se produzca una verdadera curación.

Confío en ti, Dios, para que trates con justicia a la persona que me ha violado e injuriado. Dejaré la justicia en tus manos. No quiero ser vencido por el mal, sino que deseo vencer el mal con el bien, perdonando. Confío en tu palabra, que proclama que todo lo puedo en ti, que me das fuerza. Te entregaré mi falta de perdón y perdonaré. ¡Gracias, mi precioso Señor y Salvador!

Oración de orientación

Exhorto, pues, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los gobernantes, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y santidad.- 1 Timoteo 2:1-2

Los primeros cristianos siguieron practicando la oración de intercesión en favor de los demás después de la muerte de Jesús. Ignacio de Antioquía fue uno de los que exhortó a los cristianos a seguir rezando por los demás, y especialmente por los que se hacían docetistas o sostenían otras creencias heréticas[2]. En su carta a las iglesias de Esmirna, san Ignacio exhorta a los cristianos de allí a rezar por otras personas: “sólo vosotros debéis rogar a Dios por ellos, por si de algún modo pueden ser llevados al arrepentimiento, lo cual, sin embargo, será muy difícil. Sin embargo, Jesucristo, que es nuestra verdadera vida, tiene el poder de [efectuar] esto”[3] A lo largo de todas las cartas de Ignacio, la palabra oraciones de intercesión aparece diecinueve veces, e Ignacio pide oración “por sí mismo (ocho veces), por la iglesia cristiana en Siria (siete veces), por los perseguidores, los herejes, y todas las personas en general (una vez cada uno)”[4].

  Oración para confesarse en casa

Texto de la oración

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

  Oración a San Pablo II: Claves para conectar con su poder divino

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.