Oración para casos legales difíciles

Cómo redactar una oración ante un tribunal

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.

Oración para ganar el juicio

Señor, venimos ante Ti mientras nos preparamos para ir al tribunal hoy, y te damos gracias porque estás con nosotros en cada momento del día y has prometido sostenernos con Tu diestra justa. Ayúdanos a mantener nuestros ojos fijos en Ti y a rezar para que se haga verdadera justicia, para Tu alabanza y gloria.

  Oración de la ruda para limpiar la casa

Señor, Tú conoces el motivo de esta vista judicial y te rogamos que supervises todo el procedimiento, y te pedimos que en Tu gracia se lleve a cabo la verdadera justicia, con imparcialidad. Gracias por Tu preciosa promesa… que incluso antes de que clamemos – Tú responderás y mostrarás grandes y poderosas cosas, y confiamos en Ti Señor, para que te comprometas a lo largo de todo este procedimiento judicial.

Gracias porque Jesús es mi Abogado celestial y confío en que en este asunto pronto seremos totalmente exonerados y vindicados, y que no habrá ninguna calumnia sobre el carácter o las intenciones de nadie.

Tranquiliza nuestros corazones y aquieta nuestras mentes, te rogamos, mientras nos preparamos para entrar en la sala del tribunal. Y pedimos que Tu paz perfecta, que sobrepasa la comprensión humana, guarde nuestros corazones y mentes en Cristo Jesús nuestro Señor – y que en Tu gracia podamos tener claridad de pensamiento, tranquilidad de mentes, sabiduría en las respuestas que demos, Tu gracia suficiente a lo largo de la prueba y un resultado que glorifique Tu nombre – esto pedimos en el nombre de Jesús,

Oración por los jueces y abogados

La autoridad para juzgar “Porque el Padre no juzga a nadie, sino que ha encomendado todo el juicio al Hijo… y le ha dado autoridad para ejecutar también el juicio, porque Él es el Hijo del Hombre… porque ha señalado un día en el que juzgará al mundo con justicia por medio del Hombre que Él ha ordenado. Y lo ha asegurado a todos resucitándole de entre los muertos” (Jn. 5:22, 27; Hch. 17:31).

  Oración jueves santo a medianoche

Busca la justicia en nombre de los demás o ayuda a hacer del mundo un lugar más seguro. Desde la criminología y el terrorismo hasta el derecho mercantil, investiga las razones que motivan a las personas a delinquir, evalúa la rehabilitación o examina el sistema de justicia penal.

“Zacarías 7:9 y Miqueas 6:8 parecen ser la cuadrícula interpretativa por la que Jesús entiende la Ley y los Profetas. En Mateo 23:23 alude a estos dos pasajes y los llama “los asuntos más pesados de la Ley”. Te ha mostrado, oh humanidad, o te ha demostrado históricamente, lo que exige el Señor: haz justicia, ama la misericordia, camina humildemente con tu Dios”.

Oración milagrosa para el juicio

Una verdadera revolución de valores pronto nos hará cuestionar la equidad y la justicia de muchas de nuestras políticas pasadas y presentes. Estamos llamados a hacer de buen samaritano en el camino de la vida, pero eso será sólo un acto inicial. Un día debemos llegar a ver que todo el camino de Jericó debe ser transformado para que hombres y mujeres no sean constantemente golpeados y robados mientras hacen su viaje por la carretera de la vida. La verdadera compasión es algo más que arrojar una moneda a un mendigo; no es azarosa y superficial. La compasión ve que un edificio que produce mendigos necesita una reestructuración. Una verdadera revolución de valores pronto mirará con inquietud el contraste flagrante de la pobreza y la riqueza. Oremos: Dios siempre presente, tú nos has llamado a estar en relación unos con otros y nos has prometido habitar allí donde se reúnen dos o tres. En nuestra comunidad, somos muchas personas diferentes; venimos de muchos lugares diferentes, tenemos muchas culturas diferentes. Abre nuestros corazones para que seamos audaces a la hora de encontrar las riquezas de la inclusión y los tesoros de la diversidad entre nosotros. Oramos en la fe. – Reverendo Martin Luther King Jr.

  La oración del desespero para desesperar a un hombre