Oración para curar heridas en la piel

Oración por la curación de un amigo

Dios amoroso, te ruego que me consueles en mis sufrimientos, prestes habilidad a las manos de mis curanderos y bendigas los medios utilizados para mi curación. Dame tal confianza en el poder de tu gracia, que incluso cuando tenga miedo, pueda poner toda mi confianza en ti; por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Señor Jesucristo, con tu paciencia en el sufrimiento santificaste el dolor terrenal y nos diste ejemplo de obediencia a la voluntad de tu Padre. Acércate a mí en mis momentos de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que no decaigan mi fuerza y mi valor; cúrame según tu voluntad; y ayúdame a creer siempre que lo que me suceda aquí es de poca importancia si me retienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.

Señor, mírame con ojos de misericordia. Que Tu mano sanadora descanse sobre mí, que Tus poderes vivificantes fluyan en cada célula de mi cuerpo y en las profundidades de mi alma, limpiándome, purificándome, devolviéndome la integridad y la fuerza para servir en Tu Reino. Amén.

Jesús misericordioso, tú eres mi guía, la alegría de mi corazón, el autor de mi esperanza y el objeto de mi amor. Vengo en busca de refrigerio y paz. Muéstrame tu misericordia, alivia mis temores y ansiedades, y concédeme una mente tranquila y un corazón expectante, para que por la seguridad de tu presencia pueda aprender a permanecer en ti, que eres mi Señor y mi Dios. Amén.

Oración curativa para el eczema

La curación por la fe es la práctica de la oración y los gestos (como la imposición de manos) que algunos creen que suscitan la intervención divina en la curación espiritual y física, especialmente la cristiana[1]. Los creyentes afirman que la curación de enfermedades y discapacidades puede producirse mediante la fe religiosa a través de la oración u otros rituales que, según los adeptos, pueden estimular una presencia y un poder divinos. La creencia religiosa en la intervención divina no depende de pruebas empíricas de un resultado basado en la evidencia obtenido mediante la curación por la fe[2]. Prácticamente todos[a] los científicos y filósofos tachan la curación por la fe de pseudociencia[3][4][5][6].

  Oraciones para dejar las drogas

Muchas personas interpretan que la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, enseña la creencia y la práctica de la sanación por la fe. Según una encuesta de Newsweek de 2004, el 72% de los estadounidenses cree que rezar a Dios puede curar a alguien, aunque la ciencia diga que la persona tiene una enfermedad incurable[9]. A diferencia de la curación por la fe, los defensores de la curación espiritual no intentan buscar la intervención divina, sino que creen en la energía divina. El creciente interés por la medicina alternativa a finales del siglo XX ha suscitado un interés paralelo entre los sociólogos por la relación de la religión con la salud[2].

Oración católica para sanar la piel

Por ejemplo, en medio de mi curación, cuando me estaba registrando en un hotel, el caballero que me atendió tenía una afección visible en la piel. En lugar de sentir miedo, le miré con una increíble sensación de amor espiritual. Vi a través del problema mientras lo miraba. Simplemente no me impresionó, y sentí que había vislumbrado su hermosa identidad espiritual, justo donde esta otra cosa decía estar. Sabía que lo que estaba aprendiendo sobre Dios, y del hombre como expresión de Dios, sólo podía bendecirnos a ambos.No volví a ver al hombre, así que no sé qué pasó con él. Pero sí sé que estoy aprendiendo a ser más proactiva a la hora de elegir la forma en que pienso sobre los demás. Y puede que tú también descubras que bendecir a los demás es el resultado inevitable de tu oración. Puedes estar seguro de que el efecto de ese crecimiento, de ese cambio mental hacia Dios, es la sanación de tu propia vida y tu capacidad de llevar la sanación al mundo.

  Letra de la oración el credo

Oración para curar las heridas físicas

Padre Celestial, Te doy gracias por amarme. Te doy gracias por enviar a Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, al mundo para salvarme y liberarme. Confío en Tu poder y gracia que me sostienen y restauran.Padre amoroso, tócame ahora con Tus manos sanadoras, porque creo que Tu voluntad es que yo esté bien de mente, cuerpo, alma y espíritu. Cúbreme con la Preciosísima Sangre de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, desde la coronilla de mi cabeza hasta la planta de mis pies. Desarraiga cualquier célula anormal y enferma. Abre cualquier arteria o vena bloqueada y reconstruye y rellena cualquier área dañada. Elimina toda inflamación y limpia cualquier infección por el poder de la Sangre Preciosa de Jesús.Deja que el fuego de Tu amor sanador pase a través de todo mi cuerpo para sanar y hacer nueva cualquier área enferma para que mi cuerpo funcione de la manera en que Tú lo creaste para funcionar.  Toca también mi mente y mis emociones, hasta lo más profundo de mi corazón. Y Padre, lléname con Tu Espíritu Santo y dame poder para hacer Tus obras para que mi vida traiga gloria y honor a Tu Santo Nombre. Te lo pido en el nombre del Señor Jesucristo.    Amén.

  Oración de consagración al inmaculado corazón de maría montfort
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad