Oración para hacer una buena confesión

Oración antes de la confesión syro malabar

“Todo el poder del sacramento de la Penitencia consiste en devolvernos a la gracia de Dios y unirnos a Él en una íntima amistad”. La reconciliación con Dios es, pues, la finalidad y el efecto de este sacramento. Para aquellos que reciben el sacramento de la Penitencia con un corazón contrito y una disposición religiosa, la reconciliación “suele ir seguida de paz y serenidad de conciencia con un fuerte consuelo espiritual.” En efecto, el sacramento de la Reconciliación con Dios produce una verdadera “resurrección espiritual”, la restauración de la dignidad y de las bendiciones de la vida de los hijos de Dios, de las cuales la más preciosa es la amistad con Dios.Catecismo de la Iglesia Católica (CIC)- 1468

Oh Dios mío, sin Ti no puedo hacer nada. Tú me has dicho: “Pide y recibirás”. Por eso, con plena confianza en Tu promesa, te ruego que aceptes la confesión que voy a hacer y me concedas verdadera contrición por mis muchas ofensas. Salvador del mundo que te entregaste a la muerte de cruz para salvar a los pecadores, mira con misericordia a mí, pecador. No consideres mi maldad de tal manera que olvide Tu perdón. Por mis ofensas merezco la condenación, pero presumiendo del rescate de Tu sangre, pido perdón. Sana mis heridas, Señor Jesús. Envía la luz de Tu verdad a mi alma para que pueda confesar dignamente mis faltas. Dame un corazón contrito y verdadero dolor por mis ofensas. Aunque soy indigno de Tu amor, por ello acudo a Ti en busca de perdón. Ten piedad de mí, Señor, ten piedad. Amén.

Breve oración después de la confesión

La Reconciliación (también conocida como Confesión o Penitencia) es un sacramento instituido por Jesucristo en su amor y misericordia para ofrecer a los pecadores el perdón por las ofensas cometidas contra Dios. En la Reconciliación, reconocemos nuestros pecados ante Dios y su Iglesia. Expresamos nuestro dolor de manera significativa, recibimos el perdón de Cristo y de su Iglesia, reparamos lo que hemos hecho y nos proponemos actuar mejor en el futuro.

  Oraciones para la Virgen de Guadalupe: Descubre las más poderosas y cortas

Antes de entrar en el confesionario, debemos comenzar con la oración. Debemos revisar nuestras vidas desde nuestra última confesión, buscando en nuestros pensamientos, palabras y acciones aquello que no se ajusta al mandato de Dios de amarle a Él y a los demás a través de sus leyes y las leyes de su Iglesia. Esto se llama examen de conciencia.

Hay varios tipos de examen de conciencia, pero independientemente del que utilices para prepararte para el Sacramento, debe basarse en las Escrituras; en particular, en los Diez Mandamientos y las Bienaventuranzas. HAGA CLIC AQUÍ para ver algunos ejemplos de Exámenes de Conciencia que pueden ayudarle a prepararse para el Sacramento.

Oración después de la confesión

“Toda la fuerza del sacramento de la Penitencia consiste en restituirnos a la gracia de Dios y unirnos a Él en una íntima amistad”. La reconciliación con Dios es, pues, la finalidad y el efecto de este sacramento. Para aquellos que reciben el sacramento de la Penitencia con un corazón contrito y una disposición religiosa, la reconciliación “suele ir seguida de paz y serenidad de conciencia con un fuerte consuelo espiritual.” En efecto, el sacramento de la Reconciliación con Dios produce una verdadera “resurrección espiritual”, la restauración de la dignidad y de las bendiciones de la vida de los hijos de Dios, de las cuales la más preciosa es la amistad con Dios.Catecismo de la Iglesia Católica (CIC)- 1468

  Oraciones para invocar espíritus

Oh Dios mío, sin Ti no puedo hacer nada. Tú me has dicho: “Pide y recibirás”. Por eso, con plena confianza en Tu promesa, te ruego que aceptes la confesión que voy a hacer y me concedas verdadera contrición por mis muchas ofensas. Salvador del mundo que te entregaste a la muerte de cruz para salvar a los pecadores, mira con misericordia a mí, pecador. No consideres mi maldad de tal manera que olvide Tu perdón. Por mis ofensas merezco la condenación, pero presumiendo del rescate de Tu sangre, pido perdón. Sana mis heridas, Señor Jesús. Envía la luz de Tu verdad a mi alma para que pueda confesar dignamente mis faltas. Dame un corazón contrito y verdadero dolor por mis ofensas. Aunque soy indigno de Tu amor, por ello acudo a Ti en busca de perdón. Ten piedad de mí, Señor, ten piedad. Amén.

Examen de conciencia antes de la confesión

La fuente y el fin de todos los Sacramentos es experimentar el Amor del Padre por medio de Jesús en el Espíritu Santo. En los Sacramentos, el Espíritu Santo hace presente el Misterio de Cristo. De un modo profundamente personal y tangible, experimentamos de verdad a Dios, al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

El sacramento de la confesión es un encuentro personal con Dios a través del sacerdote. Dios toma carne humana para que puedas ver en el rostro del sacerdote la compasión de Dios, El Padre. Sentirás en las manos del sacerdote que ponen sobre tu cabeza las manos de Jesús. A través de la voz del sacerdote, oirás la voz del perdón de Dios.    Es también un encuentro comunitario porque el sacerdote actúa como representante de la Iglesia.    Te reconcilias no sólo con Dios, sino también con el Cuerpo de Cristo, la Iglesia.

  Oración a san miguel arcángel para proteger la casa

Toda oración debe ser una relación personal con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Uno de los principales objetivos de El Padre Pródigo es ayudar a las personas a encontrar a Dios como su Padre personal, incondicionalmente amoroso, amable, alentador y misericordioso. El Sacramento de la Confesión es la experiencia definitiva de su misericordia y perdón.