Oración para invocar el espíritu de una persona muerta

La oración para invocar el espíritu de una persona muerta busca establecer una conexión espiritual con los difuntos, honrándolos y buscando su guía y protección desde el más allá.


La oración para invocar el espíritu de una persona muerta es una práctica que busca establecer una conexión espiritual con aquellos que han fallecido. A través de esta oración, se busca honrar y recordar a nuestros seres queridos que ya no están físicamente con nosotros. Esta oración se basa en la creencia de que los espíritus de los difuntos pueden comunicarse con nosotros y brindarnos guía y protección desde el más allá.


Oh espíritu de (nombre de la persona fallecida), te invocamos en este momento sagrado. Con humildad y amor, te pedimos que nos escuches desde el otro lado. Sabemos que has dejado este mundo físico, pero creemos en la continuidad de tu espíritu. Te recordamos con cariño y gratitud por todo lo que nos has dado durante tu vida terrenal.



Te pedimos que nos guíes y protejas en nuestro camino. Permítenos sentir tu presencia y recibir tus mensajes de amor y sabiduría. Conecta nuestros corazones y alivia nuestro dolor por tu partida. Que tu espíritu nos inspire a vivir con bondad, compasión y gratitud hacia los demás.


Rezaremos esta oración con devoción y respeto, recordando siempre que tu espíritu está en paz y en un lugar mejor. No buscamos perturbar tu descanso eterno, sino más bien establecer una conexión espiritual que nos brinde consuelo y fortaleza. Acompañaremos esta oración con momentos de silencio y reflexión, abriendo nuestros corazones para recibir tus bendiciones.


La oración para invocar el espíritu de una persona muerta debe ser leída con respeto y devoción. No hay un número específico de veces que deba ser repetida, ya que cada persona puede establecer su propia práctica. Es importante recordar que esta oración no reemplaza el proceso natural de duelo y que debe ser complementada con otras prácticas de sanación y aceptación.

  Oración para consagrar el péndulo