Oración para la carne cortada

Una oración para buscar la sanación y redención de nuestras almas heridas y vidas rotas. Recitar con humildad y acompañar con actos de bondad.


La carne cortada es un símbolo de sacrificio y redención en muchas tradiciones religiosas. En esta oración, nos acercamos a Dios para buscar su misericordia y perdón por nuestros pecados. A través de esta oración, buscamos la sanación y la restauración de nuestras almas.


Oh Dios misericordioso, te acercamos nuestras almas heridas y nuestras vidas rotas. Reconocemos que hemos pecado y que nuestras acciones han causado dolor y sufrimiento. Te pedimos que nos perdones y nos restaures. Que tu amor y gracia nos envuelvan y nos guíen hacia la redención.



Señor, te pedimos que sanes nuestras heridas y restaures nuestra carne cortada. Que tu poder divino cure nuestras almas y nos libere del peso de nuestros pecados. Ayúdanos a encontrar la fuerza para dejar atrás nuestros errores y caminar en tu luz.


Padre celestial, te pedimos que nos guíes en nuestro camino hacia la redención. Permítenos experimentar tu amor y misericordia en nuestras vidas diarias. Ayúdanos a recordar esta oración y a recitarla con fe y devoción. Que esta oración nos lleve a una mayor comprensión de tu amor y nos inspire a vivir vidas piadosas.


Esta oración debe ser leída con humildad y sinceridad, reconociendo nuestros errores y buscando la gracia de Dios. Puede ser recitada diariamente como una forma de buscar la sanación y la redención. Acompañarla con actos de bondad y servicio a los demás puede fortalecer su impacto en nuestras vidas.

  Oración por las almas que no conocen a dios