Oración para la paletilla caída

Oraciones del capellán militar

“El sentido cristiano de la muerte se revela a la luz del Misterio Pascual de la Muerte y Resurrección de Cristo, en quien reside nuestra única esperanza. El cristiano que muere en Cristo Jesús está ‘lejos del cuerpo y en casa con el Señor’ (2 Cor 5,8).”

Las siguientes oraciones pueden recitarse con el moribundo, alternando con momentos de silencio. A veces, hay que repetir varias veces la misma oración. También son apropiados el Padrenuestro, el Avemaría y el Gloria. Se puede firmar al moribundo en la frente con la cruz, como se hacía en el Bautismo.

Cuando la familia se reúne por primera vez en torno al cuerpo, antes o después de prepararlo para el entierro, se pueden utilizar todas o algunas de las siguientes oraciones. Es muy conveniente que, siempre que sea posible, los miembros de la familia participen en la preparación del cuerpo para la sepultura.

Oraciones del capellán del hospital

“La levantan al hombro y la llevan;La colocan en su sitio y allí se queda.No se mueve de su lugar.Aunque uno le grite, no puede responder;No puede librarle de su angustia.

Pon en él los trozos, todos los trozos buenos, el muslo y la espaldilla; llénalo de huesos selectos. “Toma lo más selecto del rebaño,y amontona también leña bajo la olla.Hazlo hervir vigorosamente.Cuece también sus huesos en ella.”

  Oración por la paz san francisco de asís letra

seis de sus nombres en una piedra y los nombres de los seis restantes en la otra piedra, según su nacimiento. Como un joyero graba un sello, grabarás las dos piedras según los nombres de los hijos de Israel; las pondrás en engastes de filigrana de oro. Pondrás las dos piedras sobre las hombreras del efod, como piedras conmemorativas de los hijos de Israel, y Aarón llevará sus nombres delante de Jehovah sobre sus dos hombros, para memoria.

El sacerdote tomará la espaldilla de carnero cuando haya sido cocida, y una torta sin levadura del canastillo y una oblea sin levadura, y las pondrá sobre las manos del Nazareo después que haya afeitado sus cabellos dedicados.

Oración de invocación militar

Se ha narrado con la autoridad de `Umar b. al-Jattab que dijo:Cuando fue el día en que se libró la Batalla de Badr, el Mensajero de Allah (ﷺ) lanzó una mirada a los infieles, y eran mil mientras que sus propios Compañeros eran trescientos diecinueve. El Profeta (ﷺ) volvió (su rostro) hacia la Qibla. Entonces extendió sus manos y comenzó su súplica a su Señor: “Oh Allah, cumple para mí lo que me has prometido. Oh Alá, haz que se cumpla lo que me has prometido. Oh Alá, si este pequeño grupo de musulmanes es destruido. No serás adorado en esta tierra”. Continuó su súplica a su Señor, extendiendo sus manos, de cara a la Qibla, hasta que su manto se deslizó por sus hombros. Entonces Abu Bakr se acercó a él, recogió su manto y se lo puso sobre los hombros. Luego lo abrazó por detrás y le dijo: Profeta de Alá, esta oración tuya a tu Señor te bastará, y Él te cumplirá lo que te ha prometido. Entonces Alá, el Glorioso y Exaltado, reveló (el versículo coránico): “Cuando pedisteis ayuda a vuestro Señor, Él respondió a vuestra llamada (diciendo): Te ayudaré con mil ángeles que vendrán sucesivamente”. Así que Allah le ayudó con ángeles.

  Como saber si una oración esta bien escrita

Oración de cambio de mando

(30)Capítulo: La Declaración de Allah ” Y tomad (la gente) el Maqam (lugar) de Ibrahim (Abraham) (o la piedra sobre la que Abrahim se paró mientras construía la Kabah como lugar de oración (para algunos de vuestros Salat por ejemplo, dos Raka después del Tawaf de la Kabah)”

(32)Capítulo: Lo que se ha dicho sobre (mirar hacia) la Qiblah (Kabah en Makkah) y donde se consideraba que no había necesidad de repetir el Salat (oración) si alguien ofrecía oraciones por error mirando en una dirección distinta a la de la Qiblah.

Sahih al-Bujari 506 Narrado por Nafi’:Cuando ‘Abdullah entraba en la Ka’bah, solía adelantarse dejando la puerta de la Ka’bah detrás de él. Avanzaba hasta que la distancia que le separaba de la pared opuesta era de unos tres codos. Entonces comenzaba la oración allí donde el Profeta (ﷺ) había ofrecido el Salat, según me informó Bilal. Ibn ‘Umar dijo: “No importa que cualquiera de nosotros ofrezca oraciones en cualquier lugar dentro de la Ka’bah”.

  Oracion a San Judas Tadeo para casos dificiles de dinero