Oración para llamar a tu ángel guardián

Cómo son los ángeles de la guarda

Con frecuencia pensamos en los ángeles de la guarda como un ángel particular únicamente para los niños, Las oraciones católicas al ángel de la guarda le ayudarán a saber más , pero la verdad es que todos tenemos un ángel de la guarda durante toda nuestra vida. Dios nos ha dado ángeles como un regalo. Nos vigilan, nos ayudan en la oración, nos iluminan, nos guían y nos defienden.

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento hacen referencia a los ángeles, y muchos santos han tenido visiones de sus ángeles de la guarda. Sólo podemos esperar que nuestro Ángel de la Guarda nos ayude en nuestro camino hacia la felicidad eterna en el Cielo.

Cada día de mi vida, mi amado Ángel de la Guarda, tú eres mi consejero. Inspírame a ser tan santo y bueno como tú. Inspírame a ser la persona que Dios quiere que sea. Motívame a ser una luz para que otros lleguen a conocer y amar al Señor.

Mientras rezas tus oraciones nocturnas, recuerda pedir a tu ángel de la guarda que te proteja e interceda por ti. Muchos santos católicos y otras personas han dado testimonio de la eficacia de rezar a sus ángeles de la guarda. Los ángeles pueden manifestarse de maneras reales y sorprendentes en la vida de cada uno de nosotros. He aquí algunas oraciones vespertinas para rezar a tu ángel de la guarda al final del día, antes de acostarte. Estas oraciones pueden rezarse como complemento de una oración más amplia dirigida directamente a Dios.

  Oraciones para conectarse universo

Cómo se comunican con nosotros los ángeles de la guarda

Según la doctrina de la Iglesia Católica Romana, cada persona tiene un ángel de la guarda que le protege desde su nacimiento de daños físicos y espirituales. La “Oración del Ángel de la Guarda” es una de las 10 principales oraciones que los niños católicos aprenden en su juventud.

La oración reconoce a un ángel de la guarda personal y rinde homenaje al trabajo que el ángel hace en tu nombre. Se espera que un ángel de la guarda te mantenga a salvo, rece por ti, te guíe y te ayude en los momentos difíciles.

A primera vista, parece que la “Oración del Ángel de la Guarda” es una simple canción infantil, pero su belleza radica en su sencillez. En una frase, pides inspiración para ser receptivo a la guía celestial que recibes a través de tu ángel de la guarda. Tus palabras y tu oración, combinadas con la ayuda de Dios a través de su emisario, tu ángel de la guarda, pueden ayudarte a superar los momentos de oscuridad.

La Iglesia Católica enseña a los creyentes a tratar a su ángel de la guarda con respeto y amor, al tiempo que confían en su protección, que puede necesitar a lo largo de su vida. Los ángeles son tus protectores contra los demonios, sus homólogos caídos. Los demonios quieren corromperte, atraerte hacia el pecado y el mal, y llevarte por un mal camino. Tus ángeles de la guarda pueden mantenerte en el camino correcto y en la senda hacia el cielo.

  Oración para aborrecer otra persona

Oración del ángel

Oh ángel de Dios, mi santo guardián, que me ha sido dado desde el cielo, ilumíname en este día y sálvame de todo mal. Instrúyeme en las buenas obras y ponme en el camino de la salvación. Amén.Oh ángel de Cristo, santo guardián y protector de mi alma y de mi cuerpo, perdóname por todo lo que he hecho para ofenderte cada día, y protégeme de toda influencia y tentación del maligno. Que nunca ofenda a Dios con mi pecado. Ruega por mí al Señor, para que me haga digno de la gracia de la Santísima Trinidad, y de la Santísima Theotokos, y de todos los Santos. Amén.

Nombres de ángeles de la guarda

Serie Vida de San Ignacio: Video 5 Durante el Año Ignaciano, celebramos el 500 aniversario del momento de la bala de cañón de San Ignacio, que cambió su vida para siempre.      Una amistad ignaciana El Rev. Jim Pribek, S.J., vicepresidente adjunto para Misión y Ministerio, reflexiona sobre el número de otoño de 2021 de la revista Conversations y la importancia de desarrollar verdaderas amistades.

  Oraciones de santa brigida para las almas del purgatorio

Mientras continuamos celebrando el Año Ignaciano y el 500 aniversario del momento transformador de San Ignacio en Pamplona, nos fijamos en esta conocida oración de la tradición jesuita para inspirarnos y reflexionar sobre cómo podemos entrar en la celebración de todo el año.