Oración para perdonar a quien te hace daño

Breve oración de perdón

Ponte en presencia de Jesucristo. Esto significa encontrar un lugar tranquilo y ponerte en estado de oración. Piensa en cosas como cuánto te ama Dios, que puedes confiar en que Dios satisfará tus necesidades, cuánto ama Dios a los pecadores, cómo perdonó Jesús a los que le crucificaron, etc.

Elige a la persona o personas a las que quieres perdonar. Este paso es más difícil de lo que parece. Mucha gente se ha convencido a sí misma de que no está enfadada con nadie. Creemos que no deberíamos estar enfadados, y por eso buscamos otras explicaciones para nuestros sentimientos. (“No estoy enfadado. Estoy justamente indignado. Además, ya la he perdonado. Creo”).

Imagina que has encontrado un poco de espacio en tu ajetreado día. Hace buen tiempo. Tienes tiempo para dar un paseo, o tomar un tentempié en el merendero local. Ahora, ¿quién es la última persona del mundo que te gustaría que se acercara o se sentara a tu mesa? ¿La persona cuya presencia te helaría la sangre?

Pon en presencia de Dios a quienes quieres perdonar. Este tipo de oración utiliza la imaginación para implicar a nuestro inconsciente en el perdón. Nuestro inconsciente nos habla en imágenes (por ejemplo, en sueños), así que ésa es la forma en que vamos a responderle. Así que cierra los ojos y visualiza a la persona que has decidido perdonar. Visualízala en el amor y la presencia de Dios, por ejemplo imaginando a Jesús de pie a su lado con su brazo alrededor de ella. O imaginando el rostro de la persona junto al de Jesús, y luego imaginando que los dos rostros se funden. O elige alguna otra imagen que refleje la realidad de que Dios ama a esta persona y desea perdonarla y sanarla.

Oración para perdonar y dejar ir

Llegó el mensaje privado. Hacía años que no sabía nada del remitente. Simplemente me hablaba de la muerte de alguien con quien había interactuado en una iglesia años atrás. Su nota decía: “Reza por su marido”. Recordar a estas personas me trajo tristeza, resentimiento y sentimientos de haber sido agraviada. Y sin embargo, Jesús dijo: “…amad a vuestros enemigos y rezad por los que os hacen daño para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos”.

  Bendita sea tu pureza oración aciprensa

Bueno, ahora mi espalda estaba contra la pared. Obedecer a Jesús significa perdonar totalmente a tus “enemigos” y rezar por ellos. Además, no importa lo que yo sienta que me hicieron, un miembro de esta pareja ha muerto y el otro está ahora solo y afligido. La verdad es que he dejado pasar la obediencia a mi dulce Señor, porque recordar a estas personas no debería desencadenar ahora estas emociones negativas. Al contrario, porque lo hizo, significa que fallé en hacer el trabajo del perdón en el pasado. Ahora, está frente a mí en mi lista de “cosas por hacer”.

En realidad, Jesús estaba enseñando en el momento en que habló sobre amar y orar por los enemigos. Sus palabras están contenidas en el Sermón de la Montaña en Mateo 5:43-48. Estaba enseñando lo que era la norma para la sociedad de aquel tiempo: “Habéis oído que se dijo: ‘Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo'”. Pero, luego Él contrastó eso con cómo debería ser la vida para los verdaderos seguidores de Dios. Si somos de Él, amaremos a nuestros enemigos y oraremos por los que nos persiguen.

Oración matutina por el perdón

Aunque la Biblia está llena de pasajes sobre el perdón, perdonar a alguien que te ha hecho daño es más fácil de decir que de hacer. Cuando alguien traiciona tu confianza, es natural sentirse herido, pero cuando no perdonas a alguien, acabas cargando con tu amargura, lo que puede ser una verdadera carga. Las mejores oraciones para pedir perdón pueden ayudarte a encontrar paz y consuelo, incluso cuando perdonar a alguien te parece imposible… o cuando la persona a la que tienes que perdonar eres tú mismo. Tanto si has sido herido por un ser querido como si has pecado contra otra persona, estas oraciones sobre el perdón te darán fuerzas y te pondrán en el camino de la curación.Como dice Mateo 6:14-15: “Porque si perdonáis a los demás sus ofensas, también os perdonará a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los demás sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” Por difícil que sea conceder el perdón, es la única manera de que te perdonen a ti mismo, y hay pocas cosas más importantes que eso. Ninguno de nosotros está exento de necesitar el perdón, y si estás buscando encontrar el perdón en tu corazón, entonces estas oraciones cortas para buscar el perdón y perdonarte a ti mismo pueden ayudarte.

  Oraciones para pedir perdon por nuestros pecados

Oración para pedir perdón por herir a alguien

Señor Jesús, que abriste los ojos a los ciegos, curaste a los enfermos, perdonaste a la mujer pecadora y, después de la negación de Pedro, le confirmaste en tu amor, escucha mi oración: perdona todos mis pecados, renueva tu amor en mi corazón, ayúdame a vivir en perfecta unión con mis hermanos cristianos, para que pueda proclamar tu poder salvador a todo el mundo.

Padre de misericordia,como el hijo pródigo,vuelvo a ti y te digo: “He pecado contra ti y ya no soy digno de llamarme hijo tuyo”.Cristo Jesús,salvador del mundo,rezo con el ladrón arrepentido a quien prometiste el paraíso: “Señor,acuérdate de mí en tu reino”.Espíritu Santo,fuente de amor,te invoco con confianza: “Purifica mi corazón y ayúdame a caminar como hijo de la luz”.

Señor Jesucristo,Tú eres el cordero de Dios,que quitas los pecados del mundo.Por la gracia del Espíritu Santorestitúyeme a la amistad con tu Padre,límpiame de toda mancha de pecadoen la sangre que derramaste por mí,y resucítame a una vida nueva para gloria de tu nombre.

  Oración a orula para que regrese el ser amado

La recompensa por una injuria es una injuria igual a ella (en grado): pero si una persona perdona y se reconcilia, su recompensa es debida a Alá: de (Alá) no ama a los que hacen el mal. Pero, si alguien se ayuda y se defiende de una injuria, no se le puede reprochar nada. La culpa es sólo de quienes oprimen a los hombres y hacen el mal y se extralimitan por la tierra, desafiando el derecho y la justicia. Pero, en verdad, si alguien muestra paciencia y perdona, eso sería verdaderamente un ejercicio de valiente voluntad y resolución en la conducción de los asuntos.