Oración para que no pueda estar con otra mujer

Cómo alejar a la otra mujer de tu marido

Pablo continúa revelando la voluntad de Dios sobre el sexo dentro de un matrimonio cristiano. Ha escrito que uno de los propósitos del matrimonio es el sexo mutuo y desinteresado para vencer la tentación de participar en la inmoralidad sexual fuera del matrimonio.

Con ese fin, tanto los esposos como las esposas tienen la obligación hacia el otro, como parte de su compromiso mutuo, de estar sexualmente disponibles el uno para el otro. La conexión entre el hombre y la mujer en un matrimonio cristiano se describe como tan estrecha e íntima que ninguno tiene la autoridad sobre su propio cuerpo en esta área. Esa autoridad pertenece al cónyuge. Este versículo expresa este concepto como un mandamiento, no como una sugerencia.

Puesto que el amor se define por la abnegación (Efesios 5:25), eso no justifica que ninguno de los cónyuges “obligue” al otro. Pero tampoco justifica negar el sexo por completo. Tanto el marido como la mujer reciben un mandato, y este servicio mutuo debe reflejar el amor abnegado de Cristo. Requiere poner al otro en primer lugar en todas las áreas de la vida. Pablo no ofrece horarios ni otros detalles. En última instancia, ambas partes deben estar motivadas por el amor y el respeto mutuos.

Oración para eliminar a la otra mujer

“Porque el hombre que no ama a su mujer y se divorcia de ella, dice el Señor, Dios de Israel, cubre su manto con violencia, dice el Señor de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis infieles”.

  Descubre poderosas oraciones para el perdón y encuentra paz en tu corazón

Ahora bien, respecto a los asuntos sobre los que escribiste: “Es bueno que un hombre no tenga relaciones sexuales con una mujer”. Pero a causa de la tentación de la inmoralidad sexual, cada hombre debe tener su propia esposa y cada mujer su propio marido. El marido debe dar a su mujer sus derechos conyugales, y lo mismo la mujer a su marido. Porque la mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Tampoco el marido tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os privéis el uno al otro, a no ser de común acuerdo por un tiempo limitado, para dedicaros a la oración; pero luego volved a juntaros, para que Satanás no os tiente a causa de vuestra falta de dominio propio. …

A los demás les digo (yo, no el Señor) que si algún hermano tiene una mujer infiel, y ella consiente en vivir con él, no debe divorciarse de ella. Si alguna mujer tiene un marido incrédulo, y él consiente en vivir con ella, no debe divorciarse. Porque el marido incrédulo es santificado por su mujer, y la mujer incrédula es santificada por su marido. De otro modo sus hijos serían inmundos, pero tal como son, son santos. Pero si el cónyuge incrédulo se separa, que así sea. En tales casos, el hermano o la hermana no están esclavizados. Dios os ha llamado a la paz. Pues ¿cómo sabes tú, esposa, si salvarás a tu marido? ¿O cómo sabes tú, esposo, si salvarás a tu esposa?

Orar a la otra mujer derribando fortalezas

Señor, por favor, cambia a Dan”, rezó Tami Chelew, no una, sino muchas veces durante sus 12 años de matrimonio. Tami admite que temía que su marido se estuviera alejando de Dios. Su vida estaba llena de estrés, ya que él trabajaba a tiempo completo, asistía a la escuela de posgrado y llevaba toda la carga financiera de su familia.

  Oraciones para comenzar una reunion religiosa

Tami suplicó, discutió, engatusó, lloró y le dijo a Dan que debería dedicar más tiempo a rezar y estudiar la Biblia, especialmente durante esa época de estrés. Incluso colocó estratégicamente una Biblia a los pies de su cama como indicio.

“Intenté todo lo que se me ocurrió para que cambiara”, dice Tami. “Jugué a ser madre, consejera, consejera espiritual e incluso Espíritu Santo”, añade, sonriendo y avergonzada al recordar su comportamiento controlador.

Un día, tras otro episodio en el que vio cómo su marido volvía a decidir no buscar la sabiduría y la ayuda de Dios en una situación estresante, Tami se desesperó y se hartó. Se tendió en el suelo del salón, boca abajo, y oró como nunca antes lo había hecho.

Señor, quita a la otra persona

Jesús dijo que aunque no era el diseño original de Dios para el matrimonio, el divorcio está “permitido” en algunas circunstancias “a causa de la dureza de vuestros corazones.” (Mateo 19:8) Para el creyente cristiano que toma en serio las palabras de Jesús, ¿qué significa eso? ¿Qué tan “mal” tienen que estar las cosas para dejar el matrimonio? ¿Cómo sabes si estás liberado de tu matrimonio – a los ojos de Dios?

Yo no me he divorciado, pero lo he visto relativamente de cerca. Me casé con un hombre que se había divorciado. Personas en mi familia se han divorciado. He caminado con amigos a través de un divorcio. No hay nada fácil en esto. Sin pretender tener todas las respuestas, este es un intento de responder a aquellos que me preguntan si su doloroso matrimonio “califica” para el divorcio.

  Oración de despojo a san miguel arcángel

Hay veces que sí. Cuando Jesús habló de “la dureza de vuestros corazones” se refería tanto al marido como a la mujer. Dios puede restaurar y restaura a cualquiera y cualquier cosa cuando se le da la oportunidad de hacerlo. El puede y de hecho restaura matrimonios incluso después de abuso, adicción e infidelidad, así como todo tipo de problemas “menores”.