Oración para que no pueda tener relaciones sexuales

Oración para resistir la tentación sexual y vivir una vida pura. Buscar fortaleza en Dios y evitar ocasiones de pecado. Renovar el compromiso de vivir una vida sexualmente pura.


La oración es una herramienta poderosa en la vida de un creyente. En momentos de tentación y lucha contra la inmoralidad sexual, podemos recurrir a la oración para buscar fortaleza y resistencia. En esta oración, nos acercamos a Dios para pedirle que nos ayude a resistir la tentación y a vivir una vida sexualmente pura. A través de esta oración, buscamos la guía y el poder de Dios para mantenernos firmes en nuestros valores y principios.


Padre celestial, me acerco a ti en este momento con un corazón humilde y necesitado. Reconozco que la tentación de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es fuerte y que a menudo me siento débil ante ella. Te pido que me des la fortaleza y la determinación para resistir esta tentación. Ayúdame a recordar que mi cuerpo es un templo del Espíritu Santo y que debo honrarlo y cuidarlo.



Señor, te pido que me des discernimiento para reconocer las situaciones y las personas que podrían llevarme por el camino equivocado. Ayúdame a evitar las ocasiones de pecado y a rodearme de personas que comparten mis valores y principios. Te pido que me des sabiduría para tomar decisiones que honren a ti y a mi futuro cónyuge.


Dios, te pido que me llenes con tu amor y tu paz. Ayúdame a encontrar satisfacción y plenitud en ti, en lugar de buscarla en relaciones sexuales fuera del matrimonio. Renuevo mi compromiso de vivir una vida sexualmente pura y te pido que me guíes y me fortalezcas en este camino. En el nombre de Jesús, amén.


Esta oración debe ser leída con sinceridad y humildad, reconociendo nuestra propia debilidad y dependencia de Dios. No hay un número específico de veces que debamos orarla, pero es importante hacerlo regularmente, especialmente en momentos de tentación. Además de la oración, es beneficioso buscar apoyo y consejo de líderes espirituales y participar en prácticas que fortalezcan nuestra relación con Dios, como la lectura de la Biblia y la meditación.

  Lectura para culto de oración