Oración para que no te vean

Mateo 5:39

Es difícil dejar de lado nuestra ansiedad, o el mundo que nos rodea cuando no podemos ver la evidencia de todo lo que estás haciendo – cuando no podemos entender o ver tu propósito o plan. Hoy, hacemos una pausa y recordamos nuestra dependencia de ti, porque sabemos en nuestro corazón que nuestras circunstancias y nuestro futuro están tocados por tus manos.

Isaías 55:8 nos recuerda que nuestros pensamientos no son tus pensamientos, y que nuestros caminos no son tus caminos. Cuando nos cuesta ver con claridad y tomar decisiones, no estamos solos y esa paz interior es algo que sólo tú puedes proporcionarnos.

Así que hoy, Señor, decimos de nuevo con determinación, incluso con urgencia, que elegimos creer en ti. Sabemos que a menudo es en los momentos más difíciles cuando más actúas. Gracias por ser el que nos da la fuerza para ayudarnos mutuamente y para ver con claridad las opciones a las que nos enfrentamos. Cuando escudriñamos nuestros horizontes personales, sabemos que también debemos buscar en ti el poder y la posibilidad de nuestro futuro.

Por favor, haz que se cumpla todo lo que nos has encomendado hacer en las próximas semanas. Danos un corazón sabio para escuchar tu voz; y luego haz que nuestros pasos sean firmes. Por favor, haznos fuertes a través de tu favor y tu gracia.

Que tu “sí” sea sí y tu “no” sea no

Este post se inspiró originalmente en un artículo de Scott Dannemiller en el que instaba a los cristianos a dejar de decir “me siento bendecido” cada vez que les llega algo bueno. Él presenta un argumento reflexivo y perspicaz al respecto.

  Oración poderosa en luna llena para el amor

El desfile de santos a lo largo de los siglos se habría escandalizado al ver la oración reducida a Dios-haciendo-lo-que-le-pedí-que-hiciera-cuando-le-pedí-que-lo-hiciera.  Dios no es un cachorro al que hay que adiestrar ni un cocinero que prepara la comida a nuestro antojo. Él es soberano.

Para aquellos exploradores de las fronteras de la fe, la oración no era un pequeño hábito añadido a la periferia de sus vidas; era sus vidas. Era el trabajo más serio de sus años más productivos. La oración: nada nos acerca más al corazón de Dios”.

Creo que los cristianos podemos consolarnos con el hecho de que, cuando rezamos, a menudo no sabemos por qué rezar o ni siquiera cómo rezar, pero las Escrituras nos dicen que el Espíritu Santo traducirá la oración en algo mejor de lo que podríamos formular en ese momento.

Mateo 6:5

La oración pública es un tema con el que muchos cristianos luchan. Ya que muchos creyentes eran conocidos por orar en público en la Biblia, como lo hizo Jesús mismo, no hay nada malo con la oración pública. Muchos líderes del Antiguo Testamento oraron públicamente por la nación. Salomón oró delante de toda la nación por ellos y por sí mismo. No hay nada que indique que esta oración no fuera aceptable para el Señor (1 Reyes 8:22-23). Tras el regreso de los israelitas del cautiverio babilónico, Esdras se sintió tan abrumado al saber que los israelitas habían abandonado el culto al Dios verdadero que oró y lloró amargamente ante la casa del Señor. Tan ferviente fue su oración que provocó que “una asamblea muy numerosa de hombres, mujeres y niños” se reuniera con él y llorara amargamente (Esdras 10:1).

  Descubre las poderosas oraciones antiguas para atraer el dinero que cambiarán tu vida

Sin embargo, los ejemplos de Ana y Daniel ilustran que es posible ser malinterpretado o incluso perseguido por orar públicamente. Como toda oración, la oración pública debe ofrecerse con la actitud y el motivo correctos. De varios ejemplos bíblicos se desprende una imagen clara de la oración pública aceptable y que honra a Dios.

Mateo 6:32

“Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas. Porque les gusta estar de pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los demás. En verdad os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

“Guardaos de practicar vuestra justicia delante de los demás para ser vistos por ellos, porque entonces no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. “Así, cuando deis a los necesitados, no toquéis la trompeta delante de vosotros, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los demás. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Pero cuando des a los necesitados, que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha, para que tu limosna sea en secreto. Y vuestro Padre, que ve en lo secreto, os recompensará. “Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas. Porque a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los demás. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. …

  Descubre la poderosa oración al Justo Juez original para solucionar tus problemas