Oración para que regrese el ser amado y manso

1928 libro de la oración común oficio diario

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros; pero si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.1 San Juan 1. 8, 9.

Al Señor, nuestro Dios, pertenecen las misericordias y los perdones, aunque nos hemos rebelado contra él; tampoco hemos obedecido la voz del Señor, nuestro Dios, para andar en sus leyes que él puso delante de nosotros.Daniel 9. 9, 10.

Buscad a Yahveh mientras pueda ser hallado, invocadle mientras esté cerca; deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos; y vuélvase a Yahveh, y él tendrá misericordia de él; y a nuestro Dios, porque él perdonará abundantemente.Isaías 55 6, 7.

El Ministro, volviéndose hacia el pueblo, dirá la Exhortación en la forma siguiente. Ocasionalmente se puede omitir el segundo párrafo, o en lugar de la Exhortación el Ministro puede decir: Confesemos humildemente nuestros pecados al Dios Todopoderoso.

Amadísimos hermanos, la Escritura nos exhorta en diversos lugares a reconocer y confesar nuestros múltiples pecados y maldades, y a que no los disimulemos ni encubramos ante Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial, sino que los confesemos con corazón humilde, abatido, penitente y obediente, a fin de que obtengamos el perdón de los mismos por su infinita bondad y misericordia.

Cómo utilizar el libro de oración común de 1928

Me esforzaré hoy por llevar una vida sencilla, sincera y serena, repeliendo con prontitud todo pensamiento de descontento, ansiedad, desaliento, impureza y egoísmo; cultivando la alegría, la magnanimidad, la caridad y el hábito del santo silencio; ejercitándome en la economía en los gastos, la generosidad en las limosnas, el cuidado en la conversación, la diligencia en el servicio señalado, la fidelidad a toda confianza y una fe filial en Dios.

  Oración de san cayetano para el trabajo

Concédenos, Señor, paciencia para seguir tu camino. Que nuestra confianza no descanse en nuestro propio entendimiento, sino en tu mano que nos guía; que nuestros deseos no sean para nuestra propia comodidad, sino para el gozo de tu reino; porque tu cruz es nuestra esperanza y nuestro gozo ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

Dios santo, tu conocimiento de mí supera lo que yo capto o veo en cualquier momento; me conoces mejor de lo que yo me conozco a mí mismo. Ahora, ayúdame a confiar en tu misericordia, a verme a la luz de tu santidad, y concédeme la gracia de tener verdadera contrición, hacer una confesión honesta, y encontrar en ti el perdón y la remisión perfecta. Amén.

Libro de la oración común de 1928 y 1979

Todas las oraciones están dispuestas de tal manera, que cuando alguna es demasiado larga para ser usada sin inconveniente, puede acortarse omitiendo algunos de los párrafos; y esto puede hacerse sin perjuicio de la conexión.

La siguiente Admonición leída ocasionalmente antes del Culto Familiar, es muy apropiada para producir seriedad de mente, y para mantener un celo piadoso, menos que la hipocresía y la formalidad hagan que este importante deber sea inútil.

Nosotros, polvo y ceniza, estamos reunidos para hablar al santo Señor Dios del cielo y de la tierra, nuestro Hacedor y nuestro Juez, que merece de nosotros toda la reverencia posible cada vez que presumimos invocarle. Vamos a orar a ese Dios que nos manda estrictamente que tengamos cuidado de no acercarnos a él – a ese Dios que es de ojos más puros que considerar nuestros servicios sin la meditación del Santo y el Justo, que murió por nuestros pecados, pero ha prometido darnos todo lo que le pidamos en su nombre, y cumplir todas nuestras peticiones.

  Oración a oshun para ser bella

Ahora, pues, elevemos a él nuestro corazón para que nos llene de reverencia y temor piadoso, de sinceridad y humildad de ánimo, de fe viva en la sangre y en la intercesión prevalente de Jesús, y de seguridad de que recibiremos cuanto pidamos según su voluntad. Con estas santas disposiciones debemos desear siempre doblar las rodillas ante Dios.

Libro de oracion comun de 1928 pdf

Colección John Macduff: MacDuff, John – Libro de Oraciones Privadas: Un libro de oraciones privadas para la mañana TEMA: MacDuff, John – Un libro de oraciones privadas (Otros temas en esta colección)TEMA: Un libro de oraciones privadas para la mañana Otros temas en este asunto:Un libro de oraciones privadas para la mañana y la tarde

Los versículos de la Escritura que encabezan cada oración sugieren pensamientos para las oraciones matutinas y vespertinas que siguen. De este modo, se espera asegurar una mayor variedad en el tema de la devoción.

Padre mío que estás en los cielos, Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos, acércate a mí con infinita misericordia esta mañana. Me acosté y dormí; desperté, porque Tú me sostuviste. Concédeme ahora la bendición que enriquece y no añade tristeza con ella. Que el sentido consciente de Tu amor y cercanía, me ayude y guíe, me anime y consuele durante todo el día; que cada deber comenzado, llevado a cabo y terminado en Ti, redunde, por Jesús, en Tu alabanza y gloria.

  Oración para una operación quirúrgica

Sella y ratifica en mí un interés salvífico en esta Paternidad divina. Inspírame cada vez más el amor y la confianza de tus hijos adoptivos. Con alguna buena medida de fe y confianza, que sea mío decir: “¡Mi Señor y mi Dios!”. “Yo sé a quién he creído”. Pon más del espíritu filial dentro de mí – el espíritu de gozo y paz; de descansada confianza en Tu buena y bondadosa guía aquí, y la bendita seguridad de Tu plena visión y fruición en el más allá. Mantenme humilde y humilde; hazme caritativo e indulgente, puro de pensamiento y puro de obra. Que sea mi aspiración habitual caminar digno de Ti hasta la complacencia, como corresponde a los hijos e hijas del Señor Todopoderoso.