Oración para quitar la venda delos ojos

El botón (edición con los ojos vendados)

Querido lector, el Diablo ha empezado a vendar los ojos a muchos cristianos. Quiere que dejen de concentrarse en las cosas celestiales y en la vida eterna. El Diablo quiere que estos cristianos se concentren en las cosas terrenales que son temporales.

Es bueno tener cosas terrenales porque nos facilitan la vida. Desafortunadamente, todas las cosas terrenales son de naturaleza temporal. No tienen vida eterna en ellas. No seran contadas como parte de tu inversion en el Cielo. Cuando dejes este mundo, se las dejarás a otras personas que ni siquiera trabajaron por ellas. Por eso Jesús aconsejó al joven rico que fuera a vender sus posesiones terrenales y diera el producto a los pobres para que tuviera tesoros eternos en el Cielo ( Mateo 19:21).

A diferencia de los materiales terrenales, las posesiones celestiales son eternas. Las tendréis por los siglos de los siglos. A partir de ahora te aconsejo que te quites la venda que Satanás te ha puesto en los ojos y empieces a centrarte en una o más de las siguientes cosas:

Ojos espirituales versículo de la biblia

Me agité sin rumbo con toda la fuerza de la que fui capaz, fallando el escurridizo tesoro y perdiendo inadvertidamente el agarre del palo. Salió disparado como una lanza hacia la multitud de curiosos y se estrelló contra el pómulo de una chica a la que el misil pilló desprevenida.

Pablo describe con frecuencia su vida de oración como incesante. Pablo tenía una verdadera lista de peticiones en nombre de docenas de iglesias, creyentes, no creyentes, gobernantes e incluso enemigos. Orar era como respirar para el Apóstol. Y la respiración funciona mejor si es incesante.

  Oración para encontrar agua en un pozo

A diferencia de aguantar la respiración (los récords actuales apenas superan la marca de los 24 minutos), la falta de oración puede durar días, semanas y meses, privándote de vitalidad espiritual, dejándote espiritualmente débil y fatigado, lo que a su vez te hace vulnerable a la duda, la tentación, el pensamiento mundano y las decisiones imprudentes.

Cuando mi mujer y yo, recién casados, vivíamos en un apartamento infestado de cucarachas y ella trabajaba como camarera hasta medianoche, mientras yo trabajaba y estudiaba, a veces nos sentábamos cabeza con cabeza y nos preguntábamos ¿por qué estamos haciendo esto? Pero era la mejor manera de ahorrar dinero para un futuro pago inicial de una casa. Teníamos un objetivo en mente. Hablábamos del diseño, del jardín y de que no habría cucarachas.

El poder irresistible del Espíritu || Apóstol Orokpo Michael

Tengo que admitir que me cuesta creer en los milagros.    Es extraño, porque creo en los milagros relatados en la Biblia.    Pero me cuesta creer en los milagros que ocurren a mi alrededor.    La lectura del evangelio de este domingo realmente me habló.    Jesús curó a 10 leprosos, pero sólo uno volvió para dar gracias a Dios.    ¿Qué pasó con los otros 9?    ¿Creyeron en su curación milagrosa?    ¿Vieron lo que les pasó con sus corazones?    ¿Sería yo el saltador que volvió para dar gracias y alabar a Dios, o sería completamente ajeno a lo sucedido?    O peor aún, ¿sería desagradecido por el milagro?

Soy un producto de la sociedad moderna actual.    Como sociedad, hemos logrado enormes avances en tecnología, ciencia e industria.    Y como resultado, tendemos a estar cegados por nuestro propio conocimiento.    Nos distraemos con nuestros propios logros.    En algunos casos, hemos eliminado a Dios o la necesidad de Dios.    El orgullo que ganamos a través de nuestros logros nos ha hecho ciegos a las fuerzas espirituales que nos rodean.    Nos apresuramos a explicar esos pequeños milagros con la ciencia o la casualidad.    Somos reacios a dar crédito a Dios.      Nuestra sociedad se ha vuelto muy secular.    Y yo me encuentro en medio de ella.    ¿Cómo me quito la venda de los ojos?    ¿Cómo recupero esa fe inocente de niña que tan fácilmente reconoce influencias de Dios en todo lo que la rodea?    ¿Cómo vivir en el mundo sin ser del mundo?

  Oración a las almas de los fieles difuntos

Oración cegadora para vendar y cegar todos los ojos malignos

2 Corintios 4:4, “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.

2 Corintios 4:3-6, “Pero si nuestro evangelio está encubierto, también lo está para los que se pierden; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.    Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús, el Señor; y a nosotros, vuestros siervos por amor de Jesús.    Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.”

  Oración para terminar una reunión

La ceguera espiritual es la peor experiencia de las cosas. Nuestros ojos físicos están hechos para ver cosas del reino físico. Mientras que nuestros ojos espirituales estan programados para ver cosas del espiritu. Sin embargo, usted puede categorizar esto bajo espíritu adormecido y embotado.    La cabeza es inutil sin los ojos fisicos. Una persona puede estar viva cuando ha perdido completamente la vista. Una vez que una persona es cegada, perderá la dirección. Nuestros ojos son necesarios para ver misterios profundos. Con la ayuda de los ojos espirituales, puedes ver o entender facilmente el lenguaje del espiritu.