Oración para recibir a cristo en nuestro corazón

Que pasa cuando aceptas a jesus como tu señor y salvador

Este artículo utiliza URLs desnudas, que son poco informativas y vulnerables a la putrefacción de enlaces. Por favor, considere convertirlas en citas completas para asegurar que el artículo sigue siendo verificable y mantiene un estilo de citación coherente. Hay varias plantillas y herramientas disponibles para ayudarle en el formateo, como Reflinks (documentación), reFill (documentación) y Citation bot (documentación). (Septiembre 2022) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de plantilla)

La oración del pecador (también llamada oración de consagración y oración de salvación) es un término cristiano evangélico que se refiere a cualquier oración de arrepentimiento, rezada por individuos que se sienten convencidos de la presencia del pecado en sus vidas y tienen el deseo de formar o renovar una relación personal con Dios a través de Jesucristo. Es una oración popular en los círculos evangélicos[1]. No tiene un carácter litúrgico, como el credo o el confiteor que se reza o canta en la Misa católica, sino que pretende ser un acto de conversión inicial al cristianismo; al mismo tiempo, es aproximadamente análoga al acto de contrición católico, aunque la teología que subyace en cada uno de ellos es notablemente diferente, debido a las visiones intrínsecamente distintas de la salvación entre el catolicismo y el protestantismo. Mientras que algunos cristianos consideran que recitar la oración del pecador es el momento que define la salvación, otros lo ven como un paso inicial en el camino de la fe[2][3].

El peligro de pedirle a Jesús que entre en tu corazón

Precioso Señor Jesús, soy un pecador. Creo que Tú eres el Hijo de Dios que vino al mundo. Creo que Tú fuiste crucificado en la cruz y moriste por mis pecados de acuerdo a las escrituras. Creo que fuiste sepultado y resucitaste al tercer día según las escrituras y ahora la salvación es para todos los que creen.

  Oración al espíritu del dominio para dominar a un hombre

Te invito Jesús en mi corazón para ser mi Señor y Salvador personal. Por favor perdóname por todos mis pecados.  Gracias porque ahora he nacido de nuevo de acuerdo a Tu Palabra y gracias por amarme incondicionalmente en Tu nombre oro. Amén.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él.”

Oración simple para aceptar a Jesús

¿Quién es Jesucristo? Mucha gente reconocerá a Jesucristo como un buen hombre, un gran maestro o incluso un profeta de Dios. Estas cosas son definitivamente ciertas de Jesús, pero no definen completamente quién es Él realmente. La Biblia nos dice que Jesús es Dios en carne, Dios en forma humana (véase Juan 1:1, 14). Dios vino a la tierra para enseñarnos, curarnos, corregirnos, perdonarnos… ¡y morir por nosotros! Jesucristo es Dios, el Creador, el Señor soberano. ¿Has aceptado a este Jesús?

¿Qué es un Salvador y por qué necesitamos un Salvador? La Biblia nos dice que todos hemos pecado; todos hemos cometido actos malos (Romanos 3:10-18). Como resultado de nuestro pecado, merecemos la ira y el juicio de Dios. El único castigo justo por los pecados cometidos contra un Dios infinito y eterno es un castigo infinito (Romanos 6:23; Apocalipsis 20:11-15). Por eso necesitamos un Salvador.

  Lectura bíblica para un culto de oración

Jesucristo vino a la tierra y murió en nuestro lugar. La muerte de Jesús fue un pago infinito por nuestros pecados (2 Corintios 5:21). Jesús murió para pagar la pena por nuestros pecados (Romanos 5:8). Jesús pagó el precio para que nosotros no tuviéramos que hacerlo. La resurrección de Jesús de entre los muertos demostró que Su muerte fue suficiente para pagar la pena por nuestros pecados. Por eso Jesús es el único Salvador (Juan 14:6; Hechos 4:12). ¿Confías en Jesús como tu Salvador?

Acepta a Jesús como tu salvador personal versículo de la biblia

Aceptar a Jesús en tu corazón es simplemente aceptar su manera de vivir, amar y guiar nuestras vidas. Cuando Jesús vino a la tierra creemos que era Dios en carne y hueso. 100% Dios y 100% hombre al mismo tiempo. Vino y enseño sobre el Reino de los Cielos y mostró a todos a su alrededor un nuevo tipo de perspectiva a la que no estaban acostumbrados. Un nuevo corazón. Esta nueva forma de pensar fue la motivación detrás de todo lo que Jesús hizo. Y como creyentes estamos invitados a vivir de la misma manera.

Y asi cuando hablamos de aceptar a Jesus, eso significa que estamos siendo salvados de estar atrapados en el pecado, que resulta en castigo eterno. Y es esa fe en Jesús la que nos salva por su gracia. Él murió y resucitó para pagar el precio de nuestros pecados. La salvación no viene de nuestras buenas obras o por hacer algo especial, es un regalo de Dios sólo porque Él nos ama tanto. Necesitamos alejarnos de nuestros pecados, creer que Jesús es el Hijo de Dios y nuestro Salvador, y someternos a Él como Señor de nuestras vidas. Al hacerlo, recibimos la salvación y la vida eterna.

  Oración de la Coronilla de la Divina Misericordia: Una poderosa guía para conectar con la bondad infinita