Oración para santiguar a una persona

Salmo para la santificación

Ser santificado es ser “apartado”. Sinónimos de santificado son santo, consagrado y santificado. La Biblia habla de cosas que son “santificadas”, como el monte Sinaí (Éxodo 19:23) y las ofrendas al templo (Mateo 23:17); días, como el sábado (Éxodo 20:8); nombres, como el de Dios (Mateo 6:9); y personas, como los israelitas (Levítico 20:7-8) y los cristianos (Efesios 5:26).

Santificar una cosa significa apartarla para un uso especial. El Sinaí fue apartado de todas las demás montañas para la entrega de la Ley. El templo de Jerusalén fue apartado de todos los demás lugares para la adoración del único Dios verdadero: “He elegido y consagrado este templo para que mi Nombre esté allí para siempre. Mis ojos y mi corazón estarán siempre allí” (2 Crónicas 7:16).

Las cosas santificadas se reservan para los propósitos de Dios y no deben utilizarse para tareas mundanas. La noche en que cayó Babilonia, el rey Belsasar “ordenó que trajeran las copas de oro y plata… del templo de Jerusalén, para que bebieran de ellas el rey y sus nobles, sus esposas y sus concubinas” (Daniel 5:2). Fue uno de los actos finales de Belsasar, pues esa noche fue asesinado por los persas invasores. El nombre de Dios es “santificado” (Lucas 11:2) y cualquier uso frívolo o irrespetuoso de Su nombre es profano.

Versículos bíblicos sobre la santificación

Santificación (o en su forma verbal, santificar) significa literalmente “apartar para uso o propósito especial”, es decir, hacer santo o sagrado (compárese latín: sanctus). Por lo tanto, la santificación se refiere al estado o proceso de ser apartado, es decir, “hecho santo”, como un vaso, lleno del Espíritu Santo de Dios. El concepto de santificación está muy extendido entre las religiones, incluido el judaísmo y especialmente el cristianismo. El término puede utilizarse para referirse a objetos que se apartan para fines especiales, pero el uso más común dentro de la teología cristiana es en referencia al cambio producido por Dios en un creyente, que comienza en el momento de la salvación y continúa a lo largo de la vida del creyente. Muchas formas de cristianismo creen que este proceso sólo se completará en el Cielo, pero algunas creen que la santidad completa es posible en esta vida.

  Oraciones para abuelos fallecidos

En el judaísmo rabínico, santificación significa santificar el nombre de Dios mediante obras de misericordia y martirio, mientras que profanar el nombre de Dios significa cometer pecado[1]. Esto se basa en el concepto judío de Dios, cuya santidad es pura bondad y es transmisible santificando personas y cosas[2].

Nuestra santificación

Todos los creyentes aspiran a crecer en piedad, pero todos los creyentes también saben que ese crecimiento en la gracia es un gran desafío, a veces una guerra, a veces una tormenta, a veces una lucha. La Biblia reconoce que la santificación es una guerra, pero nos ofrece esperanza, esperanza de victoria en la guerra por el crecimiento en piedad. El Salmo 119:9-16 se centra en este tema de la santificación. Nos asegura que Dios desea nuestra santificación, nos advierte que no podemos fabricar nuestra propia santificación y nos señala los medios divinos de santificación.

  Oración del puro y su significado

Los cristianos se preguntan a menudo cuál es la voluntad de Dios para sus vidas y cómo pueden encontrarla. Normalmente, las preguntas sobre la voluntad de Dios se plantean en función de circunstancias muy concretas: ¿Con quién debo casarme? ¿Qué carrera debo seguir? ¿Debo aceptar el ascenso que me han ofrecido?

John MacArthur ha escrito un librito de 60 páginas titulado Encontrado: La voluntad de Dios, en el que sostiene que la voluntad de Dios está claramente establecida en las Escrituras. “No es un concepto difícil”, escribe al menos tres o cuatro veces en el librito. Argumenta que hay cinco elementos básicos en la voluntad de Dios, cinco cosas que Dios dice específicamente en la Biblia que es su voluntad para su pueblo: que sean salvos, llenos del Espíritu, santificados, sumisos y sufrientes. Cuando estás en la voluntad de Dios en esas áreas, y te enfrentas a una decisión, MacArthur aconseja: “¡Haz lo que quieras! Si esos cinco elementos están operando en tu vida, ¿quién está dirigiendo tus deseos? Dios”.

Oración por el perdón y la santificación

¿Qué se necesita para iniciar una relación con Dios? ¿Necesitas dedicarte a obras religiosas desinteresadas? ¿Debes convertirte en mejor persona para que Dios te acepte? Aprende cómo puedes conocer a Dios personalmente.

Santificar un objeto significa lavarlo, limpiarlo, consagrarlo o apartarlo para un fin especial. La santificación es una enseñanza cristiana sobre cómo Dios transforma a una persona, haciéndola apta para un propósito santo. La santificación incluye un cambio de corazón, un deseo de amar a Dios y a los demás. Incluye un cambio de mentalidad, ver el mundo desde una perspectiva honesta. Incluye aceptar la verdad sobre la vida, sobre uno mismo y sobre los demás. Y en el futuro, la santificación incluye un cambio en el cuerpo, sanando y perfeccionando lo que significa ser humano.

  Oración para el enfermo grave: Descubre una poderosa plegaria para brindar consuelo y esperanza

La santificación es un aspecto particular de la enseñanza cristiana de la salvación. Es una experiencia presente de la salvación, un proceso de transformación. Es una experiencia que le sucede a una persona después de confiar en Cristo para la salvación y después de que Dios la acepta amorosamente en su familia.