Oración pidiendo por la lluvia

Rezar para que llueva

“Yo también os retenía la lluvia cuando aún faltaban tres meses para la siega; enviaba la lluvia sobre una ciudad, y no enviaba la lluvia sobre otra ciudad; un campo tenía lluvia, y el campo sobre el que no llovía se marchitaba;

Y esta es la confianza que tenemos para con él, que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en todo lo que le pedimos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho.

Y si la familia de Egipto no sube a presentarse, sobre ellos no habrá lluvia; habrá la plaga con que el Señor aflige a las naciones que no suben a celebrar la Fiesta de las Cabañas.

¿No es hoy la siega del trigo? Invocaré al Señor, para que envíe truenos y lluvia. Y sabréis y veréis que es grande vuestra maldad, la que habéis hecho a los ojos del Señor, al pedir para vosotros un rey.”

“Alegraos, hijos de Sión, y regocijaos en el Señor, vuestro Dios, porque ha dado la lluvia temprana para vuestra vindicación; ha derramado para vosotros lluvia abundante, lluvia temprana y tardía, como antes.

Más información

Una tradición cuenta que una vez, cuando la gente de Medina se enfrentaba a una sequía y el Profeta (saws) estaba dando un sermón, un hombre se levantó y dijo: “Los caballos y las mujeres han perecido. El Profeta (saws) extendió sus manos y rezó.

  Descubre la historia y significado de la poderosa oración de las tres aves marías

Anas narra: “El cielo estaba (despejado) como un trozo de cristal. Entonces empezó a soplar el viento. Las nubes surgieron y se juntaron y el cielo derramó sus bendiciones. Salimos vadeando los charcos hasta llegar a nuestras casas. Siguió lloviendo hasta el viernes siguiente, y la misma persona se levantó de nuevo y dijo: ‘Oh Profeta de Alá, las casas se han caído y las caravanas se han detenido. Así que ruega a Dios que lo detenga’. El Profeta (S) sonrió y dijo: ‘Oh Dios, haz que llueva a nuestro alrededor, no sobre nosotros’. Entonces miré al cielo y vi que (es decir, las nubes) se dividían y formaban una guirnalda alrededor de Madinah”.

El motivo de este salat es la sequía, la escasez de lluvias y la desecación de los manantiales. Las escuelas coinciden en que si la lluvia se retrasa incluso después de realizar el salat, es mustahabb repetirlo. Si va precedida de tres días de ayuno y la gente sale a pie, de forma humilde y suplicante, acompañada de sus mujeres y niños, sus ancianos, hombres y mujeres, y ganado, será más propicia para invocar la misericordia divina.

Rezar para que llueva

Amado Señor y Padre Celestial, sólo Tú eres bueno y sólo Tú provees ricamente para todas las necesidades de la vida, y en Tu amorosa bondad nos das más allá de todo lo que pedimos o pensamos. Perdónanos por las veces que hemos dado por sentada Tu provisión y por las veces que no te hemos dado las gracias y no te hemos dado el honor y la gratitud que mereces. Gracias, porque a pesar de que hemos fallado en reconocer todo lo que Tú nos das día a día, Tú fielmente nos provees ricamente todas las cosas para disfrutar. Pero Señor, venimos a Ti ahora, sabiendo que nos enfrentamos a una sequía en esta región y te pedimos que envíes lluvia abundante sobre la tierra, que se ha vuelto seca, sedienta y árida. No son sólo las plantas las que se marchitan, sino que incluso los animales y las personas de este lugar están resecos y secos. Oh Señor, envíanos la lluvia. Abre las ventanas del cielo, te rogamos, con la dulce lluvia que tanto necesitamos, y riega nuestra tierra, te rogamos, y te daremos toda la alabanza y gloria debidas a tu santo nombre, Amén.

  Oraciones para hacer en grupo

Rezar para que llueva

La tradición profética musulmana ha relatado que en cierta ocasión excepcional, mientras había habido una prolongada sequía, un hombre se acercó a Muhammad mientras pronunciaba el Khutba (sermón) de la oración del viernes en la mezquita Al-Masjid an-Nabawi, para rogarle e implorarle que lloviera, pues los hombres y el ganado y los huertos sufrían por la falta de agua, y en respuesta, Muhammad levantó las manos por el Dua y rogó a Dios que hiciera llover a cántaros[2].

Asimismo, cuando su súplica fue respondida y la lluvia torrencial duró días enteros, Muhammad volvió a rezar a Dios y le imploró que cesaran las precipitaciones porque había un exceso de lluvia que luego causaba daños[3].

  Descubre la poderosa oración del Ángel Gabriel: obtén su guía divina para transformar tu vida

En otra ocasión de la que se tiene noticia, Mahoma salió de la mezquita a plena luz del día a una explanada con la congregación de priores, y supuestamente rezó para que dejara de llover, después realizó una oración consistente en dos rak’ahs en grupo mientras leía Al-Fatiha en voz alta, como hace en la oración del viernes[4].