Oración virgen de fátima portugal

Oraciones de Fátima pdf

Cinco oraciones reveladas en Fátima que todo católico debe conocer. La aparición de un ángel y de Nuestra Señora a tres niños pobres en Fátima, Portugal, a principios del siglo XX, es uno de los milagros más famosos del mundo católico. Los niños recibieron muchos mensajes, la mayoría llamando a la conversión personal y a la oración, así como las palabras de cinco nuevas oraciones. Muchos católicos ya conocen la primera oración, pero las otras cuatro no son tan conocidas. He aquí las cinco oraciones dadas a los niños en Fátima:

“Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente. Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, suplico la conversión de los pobres pecadores.”

María entregó a los niños esta oración, así como la Oración de Fátima u Oración de la Década, el 13 de junio de 1917. La oración debe recitarse cuando ofrezcas tu sufrimiento a Dios como plegaria por la salvación de las almas:

Poderosa oración a Nuestra Señora de Fátima

El Ángel dijo entonces: “Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”[3] Creer, adorar, esperar y amar a Dios es practicar las virtudes teologales de la fe, la esperanza y la caridad[4][5].

  Encuentra la imagen de San Blas con oración perfecta para tu devoción

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y, por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te suplico la conversión de los pobres pecadores[6].

Por ser la más conocida de las oraciones, a menudo se la conoce simplemente como la “Oración de Fátima”[16]. Ese mismo día (13 de junio de 1917), Nuestra Señora enseñó a los niños a rezar esta oración después de cada decena del Rosario. También animó a los niños a rezar diariamente el Rosario[17].

Estas oraciones habrían sido enseñadas privadamente por Jesús a Sor Lucía en 1931, cuando era monja en la ciudad gallega de Tuy, al otro lado de la frontera con España[20]. Estas supuestas revelaciones de Cristo no han sido aprobadas por la Iglesia; sólo están aprobadas las apariciones angélicas y marianas de 1916 y 1917[21].

Oración de curación de Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima es el título dado a la Santísima Virgen María cuando se apareció seis veces diferentes a tres jóvenes y desprevenidos niños pastores en Fátima, Portugal, entre mayo y octubre de 1917.

  Oración por un sacerdote en su aniversario

Lucía Santos y sus primos Jacinta y Francisco Marto estaban cuidando ovejas cuando un destello de luz brillante llamó su atención y se posó sobre un árbol. Dentro de la luz había una Señora vestida de blanco con un rosario en la mano. Les dijo que venía del Cielo y les pidió que se reunieran con ella en el mismo lugar el día trece de los cinco meses siguientes. También les pidió que rezaran diariamente el rosario por la paz del mundo.

El 13 de junio, María les dijo que Francisco y Jacinta irían pronto al Cielo, pero que Lucía permanecería en la tierra para promover la devoción a su Inmaculado Corazón. Tres afirmaciones que más tarde se demostrarían ciertas (Francisco y Jacinta murieron en 1919 y 1920, respectivamente, a causa de la epidemia de gripe que asoló Europa). María añadió también una oración específica, la “Oración de Fátima”, después de cada decena del rosario: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y conduce a todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia”.

Rosario de Nuestra Señora de Fátima

“Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Te adoro profundamente. Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María suplico la conversión de los pobres pecadores”.

  Oración para que una persona deje el alcohol

Cuando María se apareció a los niños por primera vez el 13 de mayo de 1917, les dijo: “Tendréis mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestro consuelo.” Según Lucía, una de las niñas, una luz brillante brilló a su alrededor y, sin pensarlo, todas empezaron a recitar esta oración.