Oración virgen del monte carmelo con tu escapulario santo

15 promesas del escapulario marrón

Esta prenda de gracia -dos simples piezas de lana marrón que se llevan sobre los hombros- es un signo tangible del amor y la protección de la Santísima Virgen hacia sus devotos. Debemos besar devotamente el Escapulario al levantarnos por la mañana, y cada vez que nos pongamos un Escapulario nuevo para reemplazar uno que esté desgastado o dañado. Por este gesto de reverencia, recibimos una indulgencia de 500 días, y también se nos recuerda que pidamos a Nuestra Señora: “Presérvame hoy del pecado y de las ocasiones de pecado.”

Llevar el Escapulario Marrón es un signo de predestinación, igual que rezar el Santo Rosario es un signo de predestinación. El 16 de julio de 1251, Nuestra Señora entregó el Escapulario Marrón a San Simón Stock. El 16 de julio de 1858, en la 18ª y última aparición de Nuestra Señora en Lourdes, Ella se apareció a Bernadette, vestida como Nuestra Señora del Monte Carmelo.

El Escapulario representa también la protección de Nuestra Señora y su cuidado por nosotros. Ella prometió a San Simón Stock: “Será signo de salvación, protección en los peligros y prenda de paz. Quien muera llevando este Escapulario no sufrirá el fuego eterno”. Como verás en los diversos milagros del Escapulario Marrón, que comienzan en la página 8, a través de los siglos Nuestra Señora ha mantenido esta promesa.

Oración a la Virgen del Carmen (nunca falla)

La oración, también conocida como “Flos Carmeli” (“La flor del Carmelo”), fue compuesta por San Simón Stock (c. 1165-1265), un ermitaño cristiano conocido como carmelita, llamado así porque él y otros miembros de su orden vivían en lo alto del Monte Carmelo, en Tierra Santa. Se dice que San Simón Stock recibió la visita de la Santísima Virgen María el 16 de julio de 1251, momento en el que le otorgó un escapulario o hábito (comúnmente llamado “escapulario marrón”), que pasó a formar parte de la vestimenta litúrgica de la orden carmelita.

  Acelera tu bienestar con la poderosa oración a San Pancracio para salud, dinero y trabajo

Nuestra Señora del Carmen es el título dado a la Santísima Virgen María en honor de su visitación, y es considerada la patrona de la Orden Carmelita. El 16 de julio es también el día en que los católicos celebran la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, que suele comenzar con la recitación de la oración. Sin embargo, puede recitarse en cualquier momento para cualquier necesidad, normalmente como una novena, y también puede recitarse en grupo como una oración mucho más larga conocida como Letanía de Intercesión a Nuestra Señora del Carmen.

Niño Jesús de Praga

R: La relación entre la Virgen y el Monte Carmelo es geográfica y bíblica. El Monte Carmelo se encuentra a unos treinta kilómetros de Nazaret y domina el mar Mediterráneo. Era considerado un símbolo de bendición y belleza por su rica vegetación (Isaías 35.2), y un lugar de memoria sagrada para recordar la segunda alianza entre Dios e Israel.

El profeta Elías oró en el monte Carmelo pidiendo lluvia, que fue anunciada por una nubecilla que surgió del mar (1 Reyes 18,41-46). Posteriormente, la nubecilla se identificó como símbolo de María y acabó convirtiéndose en la Estrella del Mar.

  La verdadera oración a san cipriano

Con el tiempo, el Monte Carmelo atrajo a ermitaños, y a partir del siglo XII fue la residencia de ermitaños latinos cuyo nombre oficial pasó a ser “Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo”. Siguiendo las huellas de María, desarrollaron una espiritualidad mariana. Esta espiritualidad destaca – la importancia de la contemplación, – la comprensión de la vida espiritual como “camino de perfección” (subida al Monte Carmelo, caminito), – el caminar con María (semejanza y comunión intensa) para alcanzar una vida verdaderamente mariana, y – la referencia a María no sólo como Madre y Patrona, sino también como Hermana.

Oración del escapulario de Nuestra Señora del Carmen

Recitar diariamente el Oficio Pequeño de la Santísima Virgen María. Como se trata de una oración muy larga, aunque bastante hermosa, con permiso de un sacerdote puedes sustituirla por a) cinco decenas del rosario, b) abstinencia de carne los miércoles y sábados o c) alguna otra buena obra.¡Todo esto no es tan formidable como parece! Estarás inscrito o “investido”, como se dice, una vez que tu escapulario haya sido bendecido y un sacerdote haya rezado ciertas oraciones. (Todos los sacerdotes tienen la autoridad para hacer esto.) No necesitas hacer bendecir ningún otro escapulario que puedas usar más adelante.También es importante notar aquí que una vez inscrito, compartes las oraciones diarias y otros beneficios espirituales de la Orden Carmelita. La promesa de salvación de Nuestra Señora del Carmen a San Simón y a los Carmelitas puede aplicarse ahora también a ti. Los escapularios se han llevado tradicionalmente, como en tiempos de San Simón, como una prenda exterior sin mangas que cubría los hombros y también la parte delantera y trasera. El escapulario que usamos para esta devoción, sin embargo, es mucho más pequeño, como en el ejemplo que se muestra a continuación, y consiste en dos pequeñas piezas de tela, tradicionalmente de lana, de un par de centímetros de largo y ancho. Están unidos por dos cuerdas, de modo que el escapulario puede llevarse sobre la cabeza y bajo la ropa, con un cuadrado colgando del pecho y el otro en la espalda.

  Oración para consagrar las cartas de tarot