Oraciones catolicas para ninos

Oraciones católicas para imprimir gratis

La oración para la protección de mis hijos reconoce que nuestros hijos no son nuestros hijos, sino hijos de Dios. Él nos los confió para que los amemos, cuidemos y enseñemos. Como padres, queremos lo mejor para nuestros hijos. Como padres católicos, queremos que nuestros hijos pasen la eternidad con Dios en el Cielo, que le amen en la tierra y que vivan una buena vida. A veces nuestros hijos eligen otros caminos en la vida contrarios a una vida de fe. Sigamos siendo un buen ejemplo y recemos para que nuestros hijos sigan a Dios y vuelvan a Él cuando se hayan alejado. Dios es fiel; Él escucha nuestras oraciones. Como Buen Pastor, quiere que nuestros hijos estén en su rebaño y deja a los noventa y nueve para buscar al que se ha perdido.

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús: Cómo Practicar la Devoción al Sagrado Corazón por el Rev. John Croiset comparte el mensaje que Jesús dio a Santa Margarita María sobre Su Sagrado Corazón. El P. Croiset fue el director espiritual de Santa Margarita María durante 43 años. El libro también contiene las oraciones de Santa Margarita María al Sagrado Corazón y las Promesas del Sagrado Corazón.

¿Cuál es la oración católica diaria para los niños?

Oración diaria por mis hijos

Querido Dios, hoy te pido por mis hijos. Por favor, protégelos y mantenlos a salvo de todo mal. Que crezcan en sabiduría y comprensión, y que siempre acudan a ti en busca de guía.

¿Cuál es una buena oración para un niño?

Padre celestial, que mi hijo no tema, porque tú estás con él. Cuando pongo a mis hijos en tus poderosas y amorosas manos, dame paz, sabiendo que estás a su lado. Por favor, sustituye sus miedos por la fuerza y el coraje para afrontar lo que les depare el día. Da a mis hijos la sensación real de que Jesús está con ellos.

  La oración del santo de los negocios: descubre cómo atraer la prosperidad y el éxito empresarial

¿Cómo se enseñan las oraciones católicas a los niños?

La mejor manera de que los niños, sobre todo los más pequeños y los que no leen, memoricen las oraciones es oírlas una y otra vez. Cuanto más expuestos estén a las oraciones de la fe católica, más probabilidades tendrán de recordar esas palabras.

Oración católica para los padres y la familia

Rezar por los niños puede ser una poderosa manera de mostrar su amor y preocupación por su bienestar, y de pedir la ayuda de Dios para guiarlos a través de los desafíos y oportunidades que enfrentarán en la vida.

Si usted es padre, abuelo, cuidador o simplemente alguien que se preocupa por el bienestar y el crecimiento espiritual de los niños, dedicar tiempo a rezar por ellos puede ser una experiencia significativa y edificante.

Rezamos por los profesores y el personal que trabaja con estos niños. Dales paciencia, comprensión y un corazón para enseñar y guiar a estas jóvenes mentes. Que sean una influencia positiva para los niños a su cargo.

Oramos por los padres y tutores de estos niños. Dales fuerza y sabiduría para que apoyen y animen a sus hijos en su educación. Que sean una fuente de amor y orientación para sus hijos.

Te pedimos que los rodees con tu presencia amorosa, protegiéndolos de todo daño y peligro. Te pedimos que les des la fuerza y el valor para defender lo que es justo, aunque sea difícil.

  Oración del primer viernes de mes al Sagrado Corazón: Además de devoción, trae bendiciones y milagros

Oración católica para la protección de la infancia

Sin embargo, inculcar el hábito de la oración a los niños a una edad temprana puede tener repercusiones para toda la vida. La USCCB nos recuerda que “los padres son también los catequistas más eficaces de la oración para sus hijos pequeños”.

Rezar en familia es un hábito difícil de crear en circunstancias normales, y menos aún en una pandemia mundial. Muchos de nosotros hemos estado en casa con más tiempo familiar de lo habitual. Aunque esto presenta muchos desafíos, también trae consigo la oportunidad de rezar juntos mientras navegamos este tiempo.

Concéntrate en rezar oraciones que despierten la imaginación de los niños y les muestren cómo estar en silencio con Dios. Esto podría ser compartir agradecimientos de una manera divertida, hacer un dibujo para Dios, o cualquier otra forma que funcione para tus hijos.

Orar dentro de un marco de tiempo manejable es importante para mantener a los niños comprometidos. En el caso de los niños más pequeños, es probable que sean menos de 5 minutos. Para niños mayores, entre 10 y 15 minutos de oración. Como sabes que es posible que tengas que trabajar para aumentar el tiempo que los niños pueden dedicar, te recomendamos que empieces con 1 minuto de oración y vayas añadiendo más tiempo gradualmente.

Imprimibles de oraciones católicas para niños

Tomando a un niño, lo puso en medio de ellos, y rodeándolo con los brazos, les dijo: “El que reciba en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, no me recibe a mí, sino al que me envió.”

  Cenáculo de oración libro de oro

Envía tu gracia sobre ellos para que conozcan tu presencia amorosa y sanadora. Da a estos niños enfermos fortaleza, esperanza y alegría mientras afrontan el difícil tratamiento y la recuperación. Tú nos has llamado a acoger a los niños, haz que les proporcionemos el apoyo y los cuidados necesarios para su camino hacia la salud. Te miramos a ti y a tu Hijo, Jesucristo, como signo de misericordia y alegría. Te lo pedimos por intercesión de Nuestra Señora de Lourdes, en el nombre de tu Hijo Jesús y del Espíritu Santo, ahora y siempre. AMÉN.