Oraciones para catequesis primera comunion

Oraciones de primera comunión pdf

Todos los años, la pregunta número uno de mis alumnos de segundo curso cuando se preparan para la Primera Comunión es: “Señora Coleman, ¿a qué sabe? Mi hermano dice que sabe a papel”. Mi respuesta típica a esta inquietud es: “¿Tu hermano suele comer papel?”.

Lo único que todo niño de Primera Comunión necesita saber es que Jesucristo está real y verdaderamente presente en la Eucaristía: Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Al comienzo de nuestro año juntos, digo a la clase que lo más importante que van a aprender este año es que la Eucaristía es realmente Jesucristo. Lo repito a lo largo del año. Hace varios años lo recalqué cerrando la puerta de la clase y gritando: “¡Es realmente Jesús!”.

Estoy bastante seguro de que eso escandalizó más a los niños que lo que les impresionó sobre la verdad de la Presencia Real. Para ayudarles a entender esa verdad, me he dado cuenta de que tengo que ayudarles a saber quién es Jesús. El objetivo final de mi tiempo con ellos es ayudarles a conocer a Jesús. Siempre intento tener presente que no estoy allí sólo para ayudarles a aprender sobre Jesús, sino para ayudarles a conocer a Jesús mismo. Lo hago centrándome en la oración y las Escrituras.

¿Qué oración rezar en la Primera Comunión?

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Bendícenos, Señor, y bendice estos dones que vamos a recibir de tu generosidad, por Cristo nuestro Señor. Amén.

¿Cuál es una buena oración para la comunión?

Oh Dios, te pedimos en nombre de tu Hijo Jesucristo, que bendigas y santifiques este pan y este vino para las almas de todos los que los reciban. Para que coman y beban en recuerdo del cuerpo y la sangre de tu Hijo, y den testimonio de ti, oh Dios.

¿Qué es la oración de los niños antes de la comunión católica?

Oración antes de la Comunión

  Oración a San Cipriano para la salud: Recupera tu bienestar con esta poderosa invocación

Señor Jesús, amigo de los niños, ven a mí. Señor Jesús, tú eres mi Señor y mi Dios. Alabado seas, Señor Jesucristo. Amén.

Oración de primera comunión para niña

Mis dos hijos mayores (junto con el mayor de Angela) recibirán la Primera Comunión el próximo domingo (¡el Día de la Madre!), y ha sido un tiempo muy especial prepararnos con ellos para esta ocasión. Estamos en una pequeña parroquia tradicional con una docena de niños que recibirán la Primera Comunión este año; el Padre se ha reunido con los niños una vez al mes durante los últimos meses, pero el resto de la preparación la han hecho los padres en casa. Al hacerlo, he intentado tener en mente los pensamientos de Miss Mason:

“Probablemente somos bastante incapaces de medir la receptividad religiosa de los niños. Sin embargo, su aptitud para aprehender las cosas profundas de Dios es un hecho con el que estamos llamados a ‘tratar con prudencia’, y a tratar con reverencia.” (Tomo 1, página 248)

Me gustaría decir mucho más sobre esto: es un concepto tan inspirador y significa tanto en la práctica. Junto con otros principios de Charlotte Mason, ha dado forma a mi manera de enfocar nuestra educación religiosa. Pero por ahora, sólo quiero compartir lo que hemos estado usando para nuestra preparación sacramental este año:

Libro de catecismo para la primera comunión pdf

El Sacramento de la Eucaristía es uno de los Siete Sacramentos de la Iglesia Católica. Eucaristía significa “acción de gracias”. En el Sacramento de la Eucaristía, recibimos el pan y el vino que, por el poder del Espíritu Santo, se han convertido en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo.

La Eucaristía es uno de los tres Sacramentos de la Iniciación Cristiana, que inician a los católicos en la Iglesia. Los otros dos son el Bautismo y la Confirmación. El Sacramento de la Eucaristía es central en la vida católica y, a diferencia de los otros Sacramentos de Iniciación, los católicos están llamados a celebrar el Sacramento de la Eucaristía una y otra vez.

  Oración a san rafael para curar enfermedades

Los sacramentos son signos eficaces que nos ha dado Jesucristo, a través de los cuales participamos en la vida de Dios. Los sacramentos realizan verdaderamente lo que representan y, por tanto, son las celebraciones más importantes de la Iglesia católica.

El Renacimiento Eucarístico Nacional es un movimiento popular de católicos patrocinado por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. El renacimiento comenzó en respuesta a una creciente disminución de la fe y la devoción eucarísticas; un reciente informe de investigación de Pew ha revelado que sólo un tercio de los católicos dicen creer en la transubstanciación, la enseñanza fundamental y la creencia de que, durante la Misa, el pan y el vino utilizados para la Santa Comunión se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. El avivamiento trienal es una oportunidad para la renovación. Se invita a los católicos a responder al don de la Eucaristía a su manera. El renacimiento es impulsado por el testimonio de fe de cada persona y sus historias sobre la Eucaristía como fuente de curación.

Oraciones de primera comunión para imprimir

Hoy quisiera reflexionar sobre la relación entre la oración y la comunión de los santos. De hecho, cuando rezamos, nunca lo hacemos solos: aunque no pensemos en ello, estamos inmersos en un majestuoso río de invocaciones que nos precede y nos sigue.

Las oraciones -las que son buenas- son “expansivas”, se propagan continuamente, con o sin ser publicadas en las redes sociales: desde las salas de hospital, desde los momentos de reunión festiva hasta aquellos en los que sufrimos en silencio… El sufrimiento de cada uno es el sufrimiento de todos, y la felicidad de uno se transmite al alma de otro. El sufrimiento y la felicidad forman parte de una misma historia: son relatos que crean historia en la propia vida. Esta historia se revive con las propias palabras, pero la experiencia es la misma.

  Oración para unir a la familia

La oración nace siempre de nuevo: cada vez que unimos nuestras manos y abrimos nuestro corazón a Dios, nos encontramos en compañía de santos anónimos y de santos reconocidos que rezan con nosotros y que interceden por nosotros como hermanos mayores que nos han precedido en esta misma aventura humana. En la Iglesia no hay penas que se soporten en soledad, no hay lágrimas derramadas en el olvido, porque todos respiran y participan de una misma gracia común. No es casualidad que en la Iglesia antigua se enterrara a la gente en jardines que rodeaban un edificio sagrado, como para decir que, de alguna manera, la multitud que nos ha precedido participa en cada Eucaristía. Nuestros padres y abuelos están allí, nuestros padrinos y madrinas están allí, nuestros catequistas y otros maestros están allí… Esa fe que nos fue transmitida, contagiada, que recibimos. Junto con la fe, también se transmitía la manera de rezar y la oración.