Oraciones para el corpus christi

Señal de la cruz

Oramos por los que tienen hambre y sed en nuestro mundo. Que todos los gobiernos sigan desarrollando programas eficaces que garanticen la disponibilidad de alimentos y agua, especialmente para los pueblos de los países en desarrollo.

Rezamos por todos aquellos que han sufrido abusos por parte de miembros de nuestra Iglesia, de otras instituciones y de organismos gubernamentales. Rezamos por sus familias y también por los agresores. Que el espíritu de amor, verdad y justicia traiga sanación y paz interior a todos los afectados.

Rezamos por los enfermos de nuestra parroquia y por todos los que han pedido nuestras oraciones.Rezamos por los que han fallecido recientemente y por aquellos cuyos aniversarios se celebran en este tiempo. Que ahora puedan compartir el banquete del reino eterno de Dios.

¿Cuál es la oración de la novena del Corpus Christi?

Dios, Padre nuestro, que para gloria tuya y salvación nuestra designaste a Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Que el pueblo que Él ganó para Ti con Su Sangre venga a compartir el poder de Su Cruz y Resurrección celebrando Su Memorial en esta Eucaristía, porque Él vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.

¿Cuáles son las tres oraciones poderosas?

La oración de protección. La oración de transformación. La oración de restauración.

Dios te salve María

Los debates ecuménicos y la profundización teológica han puesto de relieve el cambio de los sistemas filosóficos que sustentan la transubstanciación, así como el contexto histórico de quienes la niegan (incluido el artículo XXVIII), lo que ha conducido a un consenso ecuménico mucho más sólido.

Sí, hay algunos cristianos cuya postura eucarística podría caricaturizarse como “Jesús está presente en todas partes menos en el pan y el vino de la Sagrada Comunión”. Pero la mayoría de los cristianos sostienen alguna teoría de la transubstanciación, consubstanciación o transignificación – un tratamiento con especial respeto del pan y el vino consagrados y de Jesús como presente allí.

  Oración para que dos personas se reconcilien

Cuando Jesús compartió el pan con sus amigos al comienzo de su última cena con las palabras “esto es mi cuerpo, haced esto en memoria mía” y cuando hizo lo mismo con la copa de vino al terminar la cena, no les estaba ordenando hacer algo nuevo. Se ha debatido si su última comida fue históricamente una comida pascual o una comida chaburah – para nuestros propósitos esto no supone ninguna diferencia. Toda comida judía formal comenzaba con la bendición, la partición y el reparto del pan, y concluía dando gracias con una copa de vino para compartir. Jesús no estaba instruyendo a sus amigos a hacer algo nuevo. Jesús les estaba instruyendo para que cada vez que lo hicieran ahora lo hicieran con un nuevo significado.

Oración de la Sagrada Familia

Oh Señor Jesucristo, que nos has dado Tu precioso Cuerpo y Sangre para que sean nuestra comida y bebida, concédeme que, recibiéndote frecuentemente en la Sagrada Eucaristía, me fortalezcas en mente y cuerpo para hacer Tu santa voluntad.

Oh Señor Jesucristo, Tú que nos has dado Tu precioso Cuerpo y Sangre para que sean nuestra comida y bebida, concédenos que a través de la recepción frecuente de Ti en la Sagrada Eucaristía, pueda ser fortalecido en mente y cuerpo para hacer Tu santa voluntad.

Oh Señor Jesucristo, Tú que nos has dado Tu precioso Cuerpo y Sangre para que sean nuestra comida y bebida, concédenos que a través de la recepción frecuente de Ti en la Sagrada Eucaristía, pueda ser fortalecido en mente y cuerpo para hacer Tu santa voluntad.

  Oración para saber el nombre de mi ángel

Oh Señor Jesucristo, Tú que nos has dado Tu precioso Cuerpo y Sangre para que sean nuestra comida y bebida, concédenos que a través de la recepción frecuente de Ti en la Sagrada Eucaristía, pueda ser fortalecido en mente y cuerpo para hacer Tu santa voluntad.

Oh Señor Jesucristo, Tú que nos has dado Tu precioso Cuerpo y Sangre para que sean nuestra carne y nuestra bebida, concédenos que a través de la recepción frecuente de Ti en la Sagrada Eucaristía, pueda ser fortalecido en mente y cuerpo para hacer Tu santa voluntad.

Oración del Sagrado Corazón de Jesús

La Eucaristía lo es todo. Es todas las cosas, la plenitud de la vida, la salvación eterna, la misericordia, la gracia, la felicidad, etc. ¿Por qué la Eucaristía es todo esto y mucho más? Sencillamente, la Eucaristía ES Dios. Y punto. Por tanto, la Eucaristía es todo lo que Dios es.

En su hermoso himno tradicional, “Adoro te Devote”, Santo Tomás de Aquino escribe: “Te adoro devotamente, oh Deidad oculta, verdaderamente escondida bajo estas apariencias. Todo mi corazón se somete a Ti y, al contemplarte, se entrega por completo. La vista, el tacto, el gusto se engañan en su juicio sobre Ti, pero el oído basta firmemente para creer…” Qué gloriosa declaración de fe en este don maravilloso.

Esta declaración de fe revela que cuando adoramos ante la Eucaristía, adoramos a Dios mismo oculto bajo la apariencia de pan y vino. Nuestros sentidos están engañados. Lo que vemos, saboreamos y sentimos no revela la realidad que tenemos ante nosotros. La Eucaristía es Dios.

A lo largo de nuestra vida, si hemos sido educados como católicos, se nos ha enseñado a reverenciar la Eucaristía. Pero la “reverencia” no es suficiente. La mayoría de los católicos reverenciamos la Eucaristía, es decir, hacemos genuflexión, nos arrodillamos y tratamos la Sagrada Hostia con respeto. Pero es importante reflexionar sobre una pregunta en su corazón. ¿Crees que la Eucaristía es Dios Todopoderoso, el Salvador del mundo, la segunda Persona de la Santísima Trinidad? ¿Crees lo suficiente como para que tu corazón se conmueva de amor y profunda devoción cada vez que estás ante nuestro divino Señor presente ante nosotros bajo el velo de la Eucaristía? Cuando te arrodillas, ¿caes postrado en tu corazón, amando a Dios con todo tu ser?

  Oración a la Virgen del Pilar para pedir un favor: Encuentra apoyo y consuelo en tu fe