Oraciones para la adoracion al santisimo sacramento

Oraciones ante el Santísimo Sacramento pdf

Bendición es una palabra hermosa. Significa una bendición, un saludo, una expresión de bondad y amor. La bendición es también un hermoso servicio eclesiástico en el que la congregación recibe la bendición del Santísimo Sacramento.

La bendición del Santísimo Sacramento es un rito litúrgico que fue popular en el rito latino. Desde la reintroducción de la Misa de Rito Latino o la Misa Romana, popularmente conocida como “La Misa Tradicional Latina”, la Bendición ha estado haciendo una reaparición, lo cual es una gran bendición para las almas y para el honor de Jesucristo Quien está Verdaderamente Presente, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en el Santísimo Sacramento del Altar.

El rito suele consistir en la exposición del Santísimo Sacramento para su reverencia en una custodia, la incensación y el canto del “O Salutaris Hostia”, “Tantum Ergo”, “Laudate Dominum” (Salmo 117) y “Ave verum corpus”, la bendición con la Sagrada Hostia, el rezo de las Alabanzas Divinas y la reposición del Santísimo Sacramento en el Sagrario durante la salida.

Oración de adoración vespertina

Oh Dios, Tú eres único. Tú haces un acuerdo, una alianza con nosotros. Sólo Tú nos amas y nos cuidas. Sólo Tú nos llamas a caminar contigo. Ayúdanos hoy a ver que estás aquí. Ayúdanos hoy a aprender más de ti. Ayúdanos hoy a seguirte sólo a ti. Cambia nuestros corazones y nuestras mentes para que seamos realmente tu pueblo especial. Por Jesucristo, tu Hijo, Amén.

Te adoramos juntos; por invitación tuya, en tu casa y como tu familia.    Estamos aquí porque Te adoramos.    Tú creaste este planeta para nosotros, y nos has dado el aire que necesitamos para respirar, el agua para beber, las plantas y los animales y los minerales para nuestra comida y ropa y cobijo, y la capacidad de adquirir conocimiento y sabiduría.

  Oración a la sagrada familia para casos difíciles

Te pedimos, mientras celebramos la libertad de este país y cada día, que elijamos usar el conocimiento y la sabiduría que Tú nos diste para usar siempre Tus dones de manera que demuestren nuestro amor y adoración por Ti.

Estamos aquí porque Te adoramos.    Estamos verdaderamente asombrados de todo lo que has hecho, todo lo que estás haciendo y todo lo que harás debido a la promesa que Tú y tu Hijo, nuestro Salvador, Jesucristo hicieron al mundo. Nos prometiste a todos y cada uno de nosotros la oportunidad de elegir Tu perdón y la vida eterna.

Oraciones de adoración y reflexiones

La palabra eucaristía procede del griego eucharistia, que significa acción de gracias. La Iglesia Católica describe la Eucaristía como “la fuente y la cumbre de la vida cristiana”.

“El Misterio de la Fe, es decir, el don inefable de la Eucaristía que la Iglesia católica recibió de Cristo, su Esposo, como prenda de su inmenso amor, es algo que siempre ha guardado devotamente como su tesoro más precioso”

En términos más prácticos, la Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Además de ser la fuente y la cumbre de la vida cristiana, es también el centro de la Misa católica en la Liturgia de la Eucaristía (que sigue a la Liturgia de la Palabra: lecturas, Evangelio, homilía e intercesiones).

  Oraciones para los enfermos cortas

“Comunión” o “Santa Comunión” se usan a menudo como sinónimos de “Eucaristía”. Sagrada Comunión se refiere a veces a la acción completa de recibir el sacramento, mientras que “Eucaristía” se reserva normalmente para el sacramento mismo. La propia USCCB hace referencia tanto a recibir la Comunión como a distribuir la Comunión.

Letanía del Santísimo Sacramento

La Beata Madre Teresa dijo lo siguiente sobre la Adoración Eucarística: “El tiempo que pasas con Jesús en el Santísimo Sacramento es el mejor tiempo que pasarás en la tierra. Cada momento que pases con Jesús profundizará tu unión con Él y hará tu alma eternamente más gloriosa y hermosa en el Cielo, y ayudará a conseguir la paz eterna en la tierra.”

La noche antes de ofrecerse en la cruz, nos dio un memorial. La Eucaristía es Jesús mismo en el pan que se ofrece en cada Misa. Esta presencia es un sacramento de amor y uno de los misterios de nuestra fe. ¿Por qué no pasar un rato agradable con Jesús?

En el Catecismo de la Iglesia Católica (parágrafo 1380) encontramos lo siguiente: “Es muy oportuno que Cristo haya querido permanecer presente a su Iglesia de esta manera única. Puesto que Cristo estaba a punto de separarse de los suyos en su forma visible, quiso darnos su presencia sacramental; puesto que estaba a punto de ofrecerse en la cruz para salvarnos, quiso que tuviéramos el memorial del amor con que nos amó “hasta el extremo”, hasta la entrega de su vida. En su presencia eucarística permanece misteriosamente en medio de nosotros como Aquel que nos amó y se entregó por nosotros, y permanece bajo signos que expresan y comunican este amor: La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este sacramento de amor. No rehusemos el momento de ir a su encuentro en adoración, en contemplación llena de fe y abierta a reparar las graves ofensas y crímenes del mundo. Que no cese nunca nuestra adoración”.

  Oraciones para ayudar a encontrar la luz