Oraciones para terminar de rezar el rosario

Rezo del Rosario

El Rosario es una oración basada en las Escrituras. Comienza con el Credo de los Apóstoles, que resume los grandes misterios de la fe católica. El Padre Nuestro, que introduce cada misterio, procede de los Evangelios. La primera parte del Ave María son las palabras del ángel anunciando el nacimiento de Cristo y el saludo de Isabel a María. San Pío V añadió oficialmente la segunda parte del Ave María. Los misterios del Rosario se centran en los acontecimientos de la vida de Cristo. Hay cuatro grupos de misterios: Gozosos, Dolorosos, Gloriosos y -añadidos por San Juan Pablo II en 2002- los Luminosos.

La repetición del Rosario está pensada para conducirnos a una oración reposada y contemplativa relacionada con cada Misterio. La suave repetición de las palabras nos ayuda a entrar en el silencio de nuestro corazón, donde habita el espíritu de Cristo. El Rosario puede rezarse en privado o en grupo.

“En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David, y el nombre de la virgen era María.” – Lucas 1:26-27

2 oraciones después del rosario

El Rosario es una oración meditativa basada en las Escrituras. Cuando rezamos el Rosario, pedimos a María que ruegue por nosotros mientras buscamos acercarnos más a su hijo Jesús contemplando su vida, muerte y resurrección.

  Oraciones poderosas para invocar al Espíritu Santo: Atrae su guía y protección divina

En su carta apostólica Rosarium Virginis Mariae de 2002, el Papa Juan Pablo II escribió que con el Rosario, “el pueblo cristiano se sienta a la escuela de María y es conducido a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor”.

El Rosario sigue siendo hoy una oración importante. En mayo de 2022, el Papa Francisco pidió a los cristianos que rezaran “el Santo Rosario por la paz” en respuesta a la guerra en Ucrania. En noviembre de 2022, el arzobispo Cordileone de San Francisco invitó a los fieles a rezar un “Rosario por la paz” el día de las elecciones.

A principios del siglo XIII, Santo Domingo predicó el Evangelio para combatir diversas herejías, y fundó la Orden de los Dominicos para llevar a cabo esta labor de difusión de la Buena Nueva. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, la herejía seguía reapareciendo, por lo que invocó a la Santísima Virgen María para que le guiara. La tradición sostiene que María se le apareció en 1221 y le transmitió la devoción del Rosario, animándole a compartir la oración con los demás. Muchos creen también que el origen histórico del Rosario se encuentra en la práctica monástica de recitar 150 salmos cada semana, una práctica que además se extendió a la repetición de Avemarías.

  Oración para aprobar un examen de conducir

Letanía después del rosario

Oración después del Rosario: Oh Dios, cuyo Hijo unigénito, por su vida, muerte y resurrección, nos ha comprado el premio de la vida eterna; concédenos, te suplicamos, que, meditando estos misterios del Santísimo Rosario de la Bienaventurada Virgen María, imitemos lo que contienen y obtengamos lo que prometen, por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

La Señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (Se dice mientras se hace la señal de la Cruz moviendo la mano derecha de la frente al pecho, al hombro izquierdo y luego al hombro derecho).

Oración de Fátima al final del rosario

Estandarte procesional de 1784 de la Santa Casa de Misericordia de Lisboa que representa a la Virgen de la Misericordia protegiendo a todas las clases sociales; debajo se cita la primera estrofa del himno. De Wikimedia. De dominio público.

Defiéndenos en la batalla; sé nuestra protección contra la maldad y las asechanzas del demonio. Que Dios lo reprenda, te rogamos humildemente: y tú, oh Príncipe de los ejércitos celestiales, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos que merodean por el mundo, buscando la ruina de las almas.

Padre Eterno, Te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu Divino Hijo, Jesús, en unión con las Misas que hoy se dicen en todo el mundo, por todas las santas almas del Purgatorio, pecadores de todas partes, en la Iglesia Universal, en mi propia casa y en mi propia familia. Amén.

  Oración a la santísima sangre de cristo

La USCCB ha pedido a los fieles que añadan la Oración a San José después del Rosario durante el Año de San José. He añadido la oración en una página aparte e iré añadiendo más sobre él a medida que pase el tiempo.