Predicas para cultos de oración

Temas de las reuniones de oración en tagalo

Me han dicho que hay 650 oraciones en la Biblia, y alrededor de 450 respuestas registradas a la oración. La Biblia registra a nuestro Señor Jesús orando 25 veces diferentes, aunque sabemos que Él oró mucho más que esto. El apóstol Pablo menciona la oración 41 veces. La Coalición por el Evangelio señala:

Si le preguntara dónde se encuentra la primera oración en la Biblia, probablemente adivinaría en el libro del Génesis. Si te preguntara dónde estaba esa primera oración, probablemente dirías “en el Jardín del Edén”.

Génesis 2:23-24 … Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; se llamará Mujer, porque del Hombre fue tomada. 24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Adán amaba a su esposa, pero por favor note que Adán no agradeció a Dios por el maravilloso regalo que le había dado. Adán no alabó al Señor, ni glorificó a nuestro Dios. Reconoció el regalo. ¿Puedo decirles esto, queridos?

El diablo no puede leer las mentes, pero observa nuestro patrón de comportamiento. Adán adoraba a su esposa, y hablaba de ella en el lenguaje del pacto. Pero Adán nunca alabó al Señor por lo que tenía. Adán nunca agradeció a Dios por los esplendores del Edén, ni por el regalo de su esposa. Como Adán nunca “invocó el nombre del Señor” al recibir a Eva, no debería sorprendernos que la Serpiente (Satanás – ver Apocalipsis 12:9) viera esto como una oportunidad. Cuando Satanás atacó, dirigió su tentación a la esposa de Adán, acusando sutilmente a Dios de negar el bien a nuestros primeros padres.

  Oración a san roque para curar enfermedades

Poderoso sermón de oración

No suelo empezar un sermón con una confesión, pero esta semana me parece lo más apropiado. A lo largo de los años, siempre que me he preparado para predicar sobre la oración, he abordado mi tarea con cierta reticencia. No es que no crea en la oración, o que no rece, o que no me guste predicar sobre este tema. Nada de eso es cierto. Mi dificultad radica totalmente en otra área.

Aunque soy cristiano desde hace casi 30 años, la oración me sigue pareciendo un enorme desafío. No es algo natural para mí, nunca lo ha sido y, por lo que sé, nunca lo será. La verdadera oración es un trabajo duro que implica la mente, el alma, el corazón y la voluntad. También exige cierta concentración corporal. Nada de esto me resulta fácil.

Cuando miro mi propia vida, me doy cuenta de que rezo a trompicones. Hay momentos en los que siento que estoy tocando el borde de su manto, y luego parece que pierdo el control. Esto me angustia cuando considero el mandato apostólico de “orar sin cesar”, porque con demasiada frecuencia parece que “ceso sin orar”. Dudo en hablar así porque sé que mi experiencia no es universal. Creo sinceramente que Dios da a algunas personas el don de la oración igual que a otras les da el don de la música. Saben rezar como algunos saben hacer bella música con el violín. A lo largo de los años he conocido a cristianos que rezan varias horas al día. Me resulta difícil saber qué decir al respecto, salvo que me quedo asombrado ante tal don y tal dedicación a Dios.

  Ho oponopono para todos oración a la divinidad

Sermón de la reunión de oración de mitad de semana

Objetivo:Distribuido por Way of Life Literature Inc., el Servicio de Información Bautista Fundamental es una publicación por correo electrónico para cristianos creyentes en la Biblia. Establecido en 1974, Way of Life Literature es un ministerio de predicación y publicación bautista fundamental con sede en la Iglesia Bautista Bethel, Londres, Ontario, de la cual Wilbert Unger es el pastor fundador. El hermano Cloud vive en el sur de Asia, donde es misionero fundador de iglesias desde 1979. Nuestro objetivo principal con el FBIS es proporcionar material para ayudar a los predicadores en la edificación y protección de las iglesias.

Temas de sermón para la reunión de oración

La oración sosiega nuestros corazones y nos recuerda que no tenemos el control, que separados de Dios no podemos hacer nada. Es una forma activa de decir como individuos o como grupo: “Confío en Ti, Señor, y necesito que te muevas”.

Puedes orar por cada petición tan pronto como se comparta, o puedes hacer que alguien anote las peticiones en una hoja de papel o en un mensaje de texto o correo electrónico grupal. De este modo, los miembros del grupo podrán consultarlas durante la oración y a lo largo de la semana.

Durante la oración conversacional, los miembros del grupo pueden hablar con Dios como hablarían con un amigo. Anima al grupo (especialmente a un grupo que no esté familiarizado con la oración en grupo) a que se sienta libre para rezar oraciones con frases cortas.

De forma similar al acróstico HECHOS anterior, los elementos de un tiempo de oración podrían ser la alabanza, el arrepentimiento (admitir nuestro pecado ante Dios y pedir perdón), un tiempo para pedir ayuda a Dios en nombre de los demás y un tiempo para pedir a Dios que satisfaga nuestras propias necesidades.

  Oración para un viaje largo

Jesús dijo a sus discípulos: “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñad a estos nuevos discípulos a obedecer todos los mandamientos que os he dado. Y estad seguros de esto: Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 18-20).