Quién hizo la oración del ave maría

Oración del Ave María

En realidad, la primera mitad se la debemos al ángel Gabriel y a Isabel, prima de María. “Dios te salve, llena eres de gracia, el Señor es contigo”, son las palabras del ángel cuando saluda a María en la Anunciación (Lucas 1,28). Durante la visita, Isabel, prima de María, la acoge con estas palabras: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. (Lc 1,42). La unión de las dos salutaciones en la oración parece haberse convertido en una práctica generalizada a mediados del siglo XI, aunque hay pruebas de que aparece en ritos orientales ya en el siglo VI.

En la segunda parte del Ave María se pide la intercesión de María: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. Las diversas formas de esta oración se remontan al siglo XIV; la formulación que utilizamos hoy se oficializó en 1568.

Dios te salve kimdir

“Dios te salve María,llena eres de gracia,el Señor es contigo;bendita tú eres entre todas las mujeres,y bendito es el fruto de tu vientre,Jesús.Santa María,Madre de Dios,ruega por nosotros,pecadores,ahora y en la hora de nuestra muerte.Amén”.

El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios.  Y ahora, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.  Será grande, se llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su antepasado.  Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”.

  Oraciones para rezar por un difunto

El Ave María es una oración basada en las Escrituras en la que meditamos palabras del Evangelio de Lucas. En la segunda mitad de la oración, pedimos a María que interceda por nosotros y nos acerque a su Hijo, Jesús.

El Ave María es rezada tradicionalmente por los católicos, pero muchas personas (tanto cristianas como no cristianas) se sienten atraídas por María. Reconocen su poderoso testimonio como fiel discípula de Cristo y buscan su ayuda como madre espiritual compasiva.

Ave María en latín

El Ave María es una oración cristiana tradicional dirigida a María, la madre de Jesús. La oración se basa en dos pasajes bíblicos que aparecen en el Evangelio de Lucas: la visita del ángel Gabriel a María (la Anunciación) y la posterior visita de María a Isabel, la madre de Juan el Bautista (la Visitación). El Ave María es una oración de alabanza y súplica a María, considerada la Theotokos (Madre de Dios). Desde el siglo XVI, la versión de la oración utilizada en la Iglesia católica concluye con una súplica a su intercesión. La oración adopta formas diferentes en las distintas tradiciones y a menudo se le ha puesto música.

  Oraciones poderosas para protegerse del mal: Encuentra paz y seguridad con estos prácticos rituales

En la Iglesia latina, el Ave María es la base de otras oraciones, como el Ángelus y el Rosario. En la salmodia de las Iglesias ortodoxas orientales se dedica un Theotokion diario a alabar a la Madre de Dios[1]. Las Iglesias ortodoxas orientales tienen, además del Theotokion, una oración bastante similar al Avemaría (sin petición explícita de la intercesión de María), tanto en griego como en traducciones, para la oración privada frecuente. Las Iglesias católicas orientales siguen sus respectivas tradiciones o adoptan la versión de la Iglesia latina, que también utilizan muchos otros grupos occidentales históricamente asociados con la Iglesia católica, como luteranos, anglicanos, católicos independientes y viejos católicos[2].

Quien dijo salve maria, llena eres de gracia, el señor es contigo

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.  Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.Amén.’A partir de la singular cooperación de María con la obra del Espíritu Santo, las Iglesias desarrollaron su oración a la santa Madre de Dios, centrándola en la Persona de Cristo manifestada en sus misterios. En los innumerables himnos y antífonas que expresan esta oración, suelen alternarse dos movimientos: el primero “magnifica” al Señor por las “grandes cosas” que hizo por su humilde sierva y, a través de ella, por todos los seres humanos. El segundo confía las súplicas y alabanzas de los hijos de Dios a la Madre de Jesús, porque ahora conoce la humanidad que, en ella, desposó el Hijo de Dios. ‘- del Catecismo de la Iglesia Católica; 2675.

  Oración poderosa para que me llame en 5 minutos