San rafael arcángel oración en casos dificiles

Oración al óleo de San Rafael

Oh Glorioso Arcángel San Rafael, gran príncipe de la corte celestial, eres ilustre por tus dones de sabiduría y gracia. Eres guía de los que viajan por tierra, mar o aire, consolador de los afligidos y refugio de los pecadores. Te ruego que me asistas en todas mis necesidades y en todos los sufrimientos de esta vida, como una vez ayudaste al joven Tobías en sus viajes. Porque eres la “medicina de Dios” te ruego humildemente que cures las muchas dolencias de mi alma y los males que afligen mi cuerpo. Te pido especialmente el favor (menciona aquí tu intención especial), y la gran gracia de la pureza para prepararme a ser templo del Espíritu Santo. Amén.

San Rafael, Arcángel, flecha y medicina del Amor Divino, hiere nuestros corazones, te lo imploramos, con el ardiente amor de Dios y haz que esta herida nunca cicatrice, para que incluso en la vida diaria permanezcamos siempre en el camino del amor y venzamos todas las cosas por el amor. Amén.

Santo Arcángel Rafael, estando tan cerca del trono de Dios y ofreciéndole nuestras oraciones, te venero como Amigo y Mensajero especial de Dios. Te elijo como mi Patrono y deseo amarte y obedecerte como lo hizo el joven Tobías. Te consagro mi cuerpo y mi alma,

Oración de San Rafael

… “Si Mi pueblo, que lleva Mi nombre, se humilla y ora y busca Mi presencia y se vuelve de sus malos caminos, Yo mismo oiré desde el Cielo y perdonaré sus pecados…” (2 Cr. 7:14) – “Verás que en la oración encontrarás más conocimiento, más luz, más fuerza, más gracia y virtud de lo que jamás podrías conseguir leyendo muchos libros, o con grandes estudios. No consideres nunca como perdido el tiempo que empleas en la oración. Descubrirás que en la oración Dios te comunica la luz, la fuerza y la gracia que necesitas…” (Sor Lucia dos Santos)

  San anton patron de los animales oracion

Glorioso Arcángel, San Rafael, gran Príncipe de la Corte Celestial, ilustre por los dones de la sabiduría y de la gracia, guía de los viajeros por tierra y por mar, consolador de los desgraciados y refugio de los pecadores, te suplico que me ayudes en todas mis necesidades y en todas las pruebas de esta vida, como en otro tiempo ayudaste al joven Tobías en su viaje. Y puesto que eres el “médico de Dios”, te ruego humildemente que cures mi alma de sus muchas dolencias, y mi cuerpo de los males que lo afligen, si este favor es para mi mayor bien. Te pido especialmente la pureza angélica, para que me hagas apto para ser templo vivo del Espíritu Santo.

Oración de San Rafael por el matrimonio

De los tres arcángeles nombrados en la Biblia, San Rafael es probablemente el menos conocido. Esto se debe probablemente al hecho de que San Rafael sólo se encuentra en el Antiguo Testamento (y allí sólo en un libro no considerado canónico por los judíos o los cristianos protestantes), mientras que Gabriel y Miguel ocupan un lugar destacado en el Nuevo Testamento.

Rafael aparece en el Libro de Tobías, donde se revela como sanador de la mente, el cuerpo y el espíritu. La primera parte de la historia bíblica narra la vida de Tobit, un judío recto que se encargó de enterrar a los muertos aunque se lo prohibieran sus captores asirios. Tobit se quedó ciego después de que le cayeran excrementos de pájaro en los ojos. La ceguera duró varios años y sumió a Tobit en una profunda angustia, creando en él el deseo de morir.

  Oraciones para soltar y dejar ir

Al mismo tiempo, había una mujer llamada Sara que era atormentada por un demonio. Se casó siete veces, pero el demonio mató al novio en la noche de bodas, antes de que se consumara el matrimonio. También ella estaba profundamente deprimida y deseaba la muerte.

Oración de protección de San Gabriel

Una de las decisiones más importantes para una persona llamada a la vocación del matrimonio y la vida familiar es con quién se casará. Bajo el sacramento del Santo Matrimonio, el matrimonio cristiano está destinado a ser un compromiso “para toda la vida”. Una vez que dos personas se casan y consuman el matrimonio, Dios dice que los dos se convierten en una sola carne (ver Gn 2:24; Mt 19:5; Mc 10:8; Ef 5:31). Esta es la razón por la que rara vez se concede el divorcio bajo la debida autoridad eclesiástica. Así pues, el matrimonio debe tomarse en serio; debe tratarse como un compromiso inseparable “en lo bueno y en lo malo… en la salud y en la enfermedad… hasta que la muerte nos separe” amén.

Nuestra cultura moderna ha hecho un buen trabajo (¡a hurtadillas!) diluyendo la belleza y la importancia del matrimonio y la vida familiar por el bien de la sociedad. Esto es especialmente cierto en lo que respecta al matrimonio como sacramento y a la importancia del celibato antes de contraer matrimonio. En cualquier caso, lo cierto es que el matrimonio no es una unión temporal ni una especie de insignia de honor social que incluya llamativos anillos de diamantes y vallas blancas. Por el contrario, el matrimonio es una asociación para siempre construida sobre la base del sacrificio diario: esforzarse juntos por vivir una vida de santidad, ayudarse mutuamente a alcanzar su destino eterno, procrear, criar hijos temerosos de Dios, etc.

  Oración a San Benito para la protección de los hijos: Guía para fortalecer tu fe y asegurar la seguridad de tus seres queridos