Santo de los perros enfermos oración

Oración católica para un gato enfermo

Quien tiene animales domésticos está acostumbrado a considerarlos parte de la familia. ¿Sabía que incluso los animales tienen sus propios santos patronos? Los más famosos son probablemente San Francisco de Asís y San Antonio de Padua.  En realidad, hay otros santos católicos considerados Protectores de los Animales. Descubra quiénes son leyendo el siguiente artículo.

Celebrada el 17 de marzo, Santa Gertrudis fue una abadesa benedictina que vivió durante el siglo VII en la actual Bélgica y está considerada la Patrona de los gatos, debido a que se la solía invocar contra las plagas de ratas y ratones. Esto se debe a que en aquella época se consideraba que los ratones eran los principales causantes de las pulgas, la peste y otras enfermedades infecciosas. Como los ratones suelen temer a los gatos, se la consideraba la Patrona de los Gatos, así como de los peregrinos y viajeros.¿Buscas algunas oraciones inspiradoras para tus gatos? Echa un vistazo a esta hermosa oración a Santa Gertrudis de Nivelles y pídele que interceda por tus amigos de cuatro patas.

Oración de San Francisco por los perros

El 16 de agosto es la fiesta anual de San Roque, patrón de los perros. San Roque (pronunciado “roca”) era un francés nacido en la nobleza en 1295, por lo que puede parecer extraño que se le reconozca como patrón de los perros.

  Oración para que todo salga bien en un problema: La clave para afrontar los desafíos con éxito

Además de ser el patrón de los perros, Roch es el patrón de los inválidos, los acusados falsamente y los solteros, así como de las ciudades italianas de Dolo, Parma, Palagiano y Cisterna di Latina.

Tras años ayudando a los demás y donando casi toda su fortuna, San Roque acabó contrayendo la peste. Como no quería cargar a otros con sus cuidados, se internó en el bosque para morir solo.

Con el tiempo, Roch se recuperó. Él y su perro recién adquirido fueron a la ciudad y descubrieron que el perro era propiedad de un conde local que había sido su amigo durante años. Sorprendido e impresionado, el perro fue regalado a Roch por su dueño.

No hay mucha mención de Roch después de su muerte. Los únicos datos que podemos encontrar están en la “Leyenda Dorada” (una colección de hagiografías de Jacobus de Voragine que fue muy leída en la Europa medieval tardía)

Oración de San Francisco por una mascota enferma

Cuando nuestras queridas mascotas se pierden, se hieren, enferman o fallecen, nos sentimos verdaderamente desolados. A menudo oímos que alguien nos envía sus oraciones. Pero, ¿has pensado alguna vez si existe una oración real que puedas utilizar para los desafortunados gatos, perros y otros animales domésticos?

San Antonio, tú eres el patrón de los pobres y el ayudante de todos los que buscan objetos perdidos. Ayúdame a encontrar la mascota que he perdido para que pueda aprovechar mejor el tiempo que ganaré para mayor honor y gloria de Dios. Concede tu ayuda misericordiosa a todas las personas que buscan lo que han perdido, especialmente a las que buscan recuperar la gracia de Dios. Amén.

  Oración a difuntos cortas

Señor misericordioso, toca a (nombre de la mascota) con tu suave mano de curación y consuelo. Te pedimos que la liberes sobrenaturalmente de los síntomas de (problema de salud) y que sanes la causa subyacente (problema de salud). También te pedimos que utilices veterinarios, medicinas y medios naturales para devolverle la salud. Concédenos sabiduría y compasión mientras cuidamos de ella como Tus administradores. En el nombre de Jesús. Amén.

Oración católica para un perro enfermo

Si tu mascota está enferma o perdida, hoy te ayudaremos presentándote las mejores oraciones de amor, salud y protección. Toda oración a San Roque Es efectiva para sanar a ese amigo fiel que tienes en casa, también es efectiva para que tu mascota perdida regrese sin dificultad o sea encontrada sana y salva.

Según algunos historiadores, San Roque fue un hombre caritativo siempre al servicio de los demás. En una ocasión, ayudando a los afectados por una epidemia, se contagió, por lo que decidió esconderse en un bosque de Francia para no contagiar a los demás.

Solo y enfermo en aquel lugar, recibía a diario un trozo de pan que le traía un perro llamado Rouna o Melampo, que también lamía con frecuencia sus heridas. La aptitud de Melampo llamó la atención de sus amos, que se dispusieron a seguirle para averiguar qué hacía con el pan.

  3 oraciones al padre pío

Así fue como el perro les llevó hasta donde yacía enfermo San Roque, cuando le reconocieron, le trasladaron a sus habitaciones para curar sus heridas. Ya sano, San Roque siguió ayudando a los más necesitados.