Una oración con apacigüéis

¿Cómo debo rezar? por el P. Gabriel Wissa

Cuando hablamos de apaciguar a Dios, nos referimos a corregir nuestras malas acciones ante Dios de acuerdo con la palabra de Dios. Es corregir las cosas negativas en nuestras vidas y con la determinación de mantener las cosas correctas en nuestras vidas como Dios espera de nosotros. Es mostrar arrepentimiento o remordimiento por el pecado ante Dios. El arrepentimiento debe venir del corazón y no por un mero pago de compensación como muchas veces pensamos.

Proverbios 6:35 dice que el Señor no aceptará ninguna compensación, ni se apaciguará aunque multipliquemos los regalos. Otras traducciones dicen que Dios no tendrá en cuenta ningún rescate; ni se contentará, aunque le des muchos regalos. Lo que importa es el estado del corazón del que procede el apaciguamiento.    También leemos en Salmos 66:18 que si en mi corazón pienso en la iniquidad, el Señor no me escuchará.

Así que un pecado no arrepentido bloquea nuestro apaciguamiento a los ojos de Dios y ahoga nuestras voces de petición. Dios prefiere que tengamos un corazón cambiado o puro a que le ofrezcamos dones desde un corazón pecador.

Oración al Espíritu Santo en situaciones difíciles

Las oraciones no tienen por qué ser largas o elocuentes. Pueden ser tan sencillas como “¡Ayúdame Dios!”. Una rápida oración de diez segundos a Dios es valiosa y atesorada por Él. Hoy, cuando estés preocupado por alguien o ansioso por algo, ¿por qué no sustituyes estos pensamientos por una sencilla oración? Esta página contiene una serie de oraciones breves en inglés básico. Hay una sencilla oración de agradecimiento, una oración para rezar antes de comer, una breve oración para una reunión y una sencilla oración para que la recen los niños. Cuando procede, las oraciones van seguidas de enlaces a otras oraciones y recursos relacionados en este sitio.

  Poema para bebes recien nacidos

Los ancianos Tharaka, Maasai y Agikuyu rezan para apaciguar a los

Señor, condúcenos de la muerte a la vida, de la mentira a la verdad, de la desesperación a la esperanza, del miedo a la confianza.  Que la paz llene nuestros corazones, nuestro mundo y nuestro universo.Soñemos juntos, recemos juntos y trabajemos juntos, Para construir un mundo de paz y justicia para todos.

Me inclino ante lo sagrado en toda la creación.Que mi espíritu llene el mundo de belleza y maravilla.Que mi mente busque la verdad con humildad y apertura.Que mi corazón perdone sin límites.Que mi amor por el amigo, el enemigo y el marginado sea sin medida.Que mis necesidades sean pocas y mi vida sencilla.Que mis acciones den testimonio del sufrimiento de los demás.  Que mis manos nunca dañen a un ser vivo.Que mis pasos permanezcan en el camino de la justicia.Que mi lengua hable por los pobres sin miedo a los poderosos.Que mis oraciones se eleven con paciente descontento hasta que ningún niño pase hambre.Que el trabajo de mi vida sea una pasión por la paz y la no violencia.Que mi alma se regocije en el momento presente. Que mi imaginación supere la muerte y la desesperación con nuevas posibilidades y que arriesgue mi reputación, mi comodidad y mi seguridad para llevar esta esperanza a los niños.

  Descubre la mejor oración para limpiar el huevo en un paso

Oración para apaciguar el espíritu de la tierra

“…Jacob pensó: ‘Trataré de apaciguarlo enviándole regalos delante de mí. Cuando lo vea en persona, tal vez se muestre amistoso conmigo”.  Así que los regalos fueron enviados por delante, mientras que Jacob mismo pasó aquella noche en el campamento.”    -Génesis 32:20

La palabra hebrea para apaciguar es achapperah, que significa cubrir, apaciguar, hacer propiciación. Webster’s define apaciguar como “apaciguar, calmar o satisfacer, especialmente cediendo a las demandas de”.

“Oh Señor, por favor, rescátame de la mano de mi hermano Esaú. Tengo miedo de que venga a atacarme, junto con mis mujeres y mis hijos. Pero Tú me prometiste: ‘Te trataré con bondad y multiplicaré tu descendencia hasta que sea tan numerosa como las arenas de la orilla del mar, tantas que no se pueden contar'” (Gén. 32:11-12).

“Esaú] dividió estos animales en rebaños y asignó cada uno de ellos a diferentes siervos. Luego dijo a sus siervos: ‘Id delante de mí con los animales, pero guardad cierta distancia entre los rebaños’. Dio estas instrucciones a los hombres que conducían el primer grupo: ‘Cuando mi hermano Esaú se encuentre con vosotros, os preguntará: “¿De quién sois siervos? ¿Adónde vais? ¿De quién son estos animales?” Debéis responder: “Pertenecen a tu siervo Jacob, pero son un regalo para su amo Esaú. Mira, viene detrás de nosotros”. Jacob dio las mismas instrucciones al segundo y al tercer boyero y a todos los que seguían detrás de los rebaños: “Debéis decir lo mismo a Esaú cuando os encontréis con él. Y asegúrense de decirle: “Mira, tu siervo Jacob viene justo detrás de nosotros”‘”.

  Oración espiritual para los que no pueden comulgar