Oración a san felicísimo mártir

Mártires del siglo I

Nacido en la nobleza sajona, recibió una educación piadosa y desde muy joven destacó por su caridad con los pobres. Educado en Alemania, se licenció en teología en la Universidad de París. Ingresa en la Orden de Predicadores en 1220, bajo la dirección de Santo Domingo. Prior provincial de la Orden en Lombardía, Italia, en 1221. Sucedió a Domingo como maestro general de la Orden en 1222. Bajo su administración, la Orden se extendió por Alemania y Dinamarca.

Destacado y poderoso predicador; uno de sus sermones atrajo a San Alberto Magno a la Orden. Escribió una biografía de Santo Domingo. Sus escritos sobre Domingo y los primeros días de la Orden siguen considerándose fuentes primarias. Fue director espiritual de la beata Diana de Andalo y la ayudó a fundar el monasterio de Santa Inés.

Hija de una monja paduana que había sido seducida para que ignorara su voto de castidad, Lucrecia creció en el convento. Sintió una llamada a la vida religiosa, a la que muchas de las hermanas se opusieron debido al escándalo de su nacimiento. Sin embargo, el obispo aprobó su vocación y en 1461 ingresó en el noviciado como monja benedictina, tomando el nombre de Eustoquio.

Mártires católicos

Hija de médico. De juventud disoluta, tuvo una repentina y completa conversión y se impuso severas austeridades como penitencia por su vida anterior. Tras unos años de frivolidad, se entregó a una vida de extrema mortificación corporal que la llevó a la muerte a los 23 años.

Agostina Camozzi era hija de un conocido médico de Ostenso, en la provincia italiana de Como. Joven agraciada y atractiva, se casó muy joven, pero al poco tiempo enviudó. En una segunda relación perdió a su único hijo. Un matrimonio posterior la dejó viuda de nuevo, esta vez a manos de un rival celoso. Hacia 1450, Agostina se convirtió, se hizo terciaria agustina y cambió su nombre por el de Cristina. A partir de entonces, su vida se centró en la penitencia, la oración y las obras de misericordia. Vivió en varios conventos agustinos, pasando de uno a otro, con el fin de permanecer en la oscuridad lo mejor posible. En 1457 emprendió una peregrinación con la intención de visitar Asís, Roma y Jerusalén. Junto con otra terciaria llegó a Spoleto, en la provincia de Perugia, donde se dedicó al cuidado de los enfermos y donde murió el 13 de febrero de 1458, cuando aún no había cumplido los 30 años. Su cuerpo fue enterrado en la iglesia de San Nicolás de Spoleto, que en aquella época pertenecía a los agustinos. Su fama de mujer santa y hacedora de numerosos milagros hizo que la devoción a Cristina se extendiera rápida y ampliamente. Gregorio XVI confirmó su culto en 1834, proclamándola beata.

  Oración antigua para curar el mal de ojo

Mártires cristianos

Las Actas, publicadas por primera vez en el Martirologio de Ado, relatan lo siguiente: Félix, sacerdote romano y hermano de otro sacerdote, también llamado Félix, recibiendo la orden de ofrecer sacrificios a los dioses, fue llevado por el prefecto Dracus a los templos de Serapis, Mercurio y Diana. Pero a la oración del santo los ídolos cayeron destrozados al suelo. Entonces fue conducido a la ejecución. Por el camino se le unió un desconocido que se declaró cristiano y recibió también la corona del martirio. Los cristianos le dieron el nombre de Adauctus (palabra latina que significa “añadido”). Ambos fueron decapitados.

  Oración al arcángel gabriel para recuperar el amor

Estas Actas se consideran un adorno legendario de una inscripción mal entendida del papa Dámaso. No se encuentra un Dracus entre los prefectos de Roma; el otro Félix de la leyenda es San Félix de Nola; y Félix de Monte Pincio es el mismo Félix honrado en la Colina del Jardín. El hermano es imaginario (Anal. Boll., XVI, 19-29).

El pintor Carlo Innocenzo Carlone (1686-1775) pintó La glorificación de los santos Félix y Adauctus (1759-61), que se ve arriba. Fue encargado para la cúpula de la iglesia de San Felice del Benaco, en el lago de Garda.

Mártires del Nuevo Testamento

‘. . . Silva Candida . .’ una zona catorce millas al norte de Roma ahora conocida como Santa Rufina, centrada en la Basílica de los Santos Mártires Rufina y Secunda. La passio afirma que fueron asesinadas en el duodécimo hito de la Vía Aurelia (al norte de Roma).

El Rito de Sarum sólo proporciona una Oración propia.Un Oficio rimado (Londres Sloan 1999) aparece en AH-13: 43.Otro Oficio rimado, que se encuentra en varias fuentes cistercienses, aparece en AH 25-88; no sobrevive ninguna música.Véase Andrew Hughes, ‘British Rhymed Offices’, Susan Rankin y David Hiley, eds., Music in the Medieval English Liturgy (Oxford: Clarendon Press, 1993): 262-263.

Santos Primus y FelicianoLas lecciones del segundo nocturno son de los mártires Santos Primus y Feliciano. Los responsorios del segundo nocturno son del común de muchos mártires. Estos responsorios se tomarían de un mismo nocturno, por orden. Aunque aparentemente eran hermanos, no se menciona en las lecciones. Tampoco hay ninguna indicación de que el tercer responsorio del segundo nocturno sea “Hec est vera fraternitas”, por el hecho de que los mártires fueran hermanos. Se les describe como hermanos en el martirologio de Exeter, pero no en el de Sarum.

  Oración a san cipriano para que regrese mi ex